Nuevo desafío del nacionalismo

  • Los gobiernos de Cataluña, Galicia y el País Vasco firman la 'Declaración de San Mamés' para impulsar que sus selecciones nacionales deportivas puedan participar en competiciones internacionales

Comentarios 24

Los gobiernos vasco, catalán y gallego prosiguen en su empeño de dotar de mayor importancia mundial a sus respectivas selecciones autonómicas. Para ello, y con motivo del partido Euskadi-Cataluña que se celebró ayer en Bilbao, los tres Ejecutivos firmaron la Declaración de San Mamés que, entre otros asuntos, contempla la cooperación entre las administraciones para que sus clubes y federaciones puedan participar "a los niveles más altos de cada competición en el nivel territorial que corresponda y, si corresponde, la plena implicación de las federaciones propias en las federaciones internacionales respectivas".

Por la tarde, miles de personas secundaron en Bilbao la manifestación convocada con el objetivo de reclamar el derecho de las selecciones deportivas vascas a la oficialidad y a competir, por tanto, en campeonatos internacionales.

El documento recuerda también que las tres comunidades autónomas tienen la competencia "exclusiva" para promocionar el deporte compartiendo "la necesidad de aunar esfuerzos tanto en el ámbito estrictamente político como en el de la promoción del propio sistema deportivo". Por eso, creen que "el pleno desarrollo y el más alto nivel de la competición deportiva se encuentra en el ámbito de las federaciones deportivas internacionales", ya que son "entidades privadas sometidas a su propia normativa", por lo que correspondería a cada federación "su afiliación a las correspondientes federaciones deportivas internacionales".

Así, se comprometen a llevar a cabo una cooperación "estrecha" en materia deportiva, para lograr que el deporte de las tres comunidades autónomas esté "presente en el ámbito internacional", así como para extender la lucha contra el dopaje y a favor de la igualdad de género.

La Declaración de San Mamés fue firmada sobre el césped del campo de San Mamés por la consejera de Cultura y portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate, la consejera de Cultura y Deportes de la Xunta de Galicia, Anxela Bugallo, y el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluis Carod-Rovira, y en el acto estuvieron presentes el presidente del Athletic Club de Bilbao, Fernando García Macua, y otros directivos del equipo bilbaíno.

El vicepresidente catalán quiso dejar claro que el texto no pretende ir "contra nadie" y aseguró que "estamos aquí a favor del deporte" así como "a favor de nuestros países como países deportivos" y "porque queremos competir entre nosotros y con todos los otros países del mundo", ya que "no queremos limitaciones políticas al deporte" y "tenemos competencias exclusivas en deporte que pensamos ejercer plenamente".

Respecto al apoyo del Gobierno catalán a la iniciativa, Carod-Rovira aseguró que él se limita a cumplir la ley ya que "el pueblo de Cataluña" apoyó "en referéndum" el Estatuto catalán que incluía un artículo sobre la competencia del deporte. Se refirió pues, a una frase "muy suya" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "que dice que las leyes están para ser cumplidas". Por ello recordó que "estamos aquí cumpliendo el artículo del Estatuto de autonomía en donde se dice que Cataluña tiene competencias en el ámbito del deporte y que el Gobierno de Cataluña debe promover el reconocimiento internacional de las federaciones, en este caso deportivas, en las distintas instancias internacionales".

Desde el PP se criticó este tipo de iniciativas, ya que, según denunció el portavoz de Deportes del PP en el Congreso, Franciso Antonio González, partidos como el que se celebró ayer en Bilbao son "aquelarres independentistas", en los que denominaciones como "selección de Euskal Herria", llevan la firma de los "violentos " y de los "terroristas".

En esta misma línea se mostró el portavoz del PSE-EE en el Parlamento vasco, José Antonio Pastor, quien cree "que se aprovecha el viaje, que despierta entusiasmo porque a la gente le gusta el fútbol y quiere sentirse identificada con unos colores, para colar de rondón reivindicaciones de partido", que, en su opinión se realizan en nombre de "todo el pueblo vasco y eso no es cierto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios