Nuevo intento frustrado de saltar la valla de Melilla para medio millar de inmigrantes

  • Los agentes de Marruecos y de España abortan varias tentativas de entrada irregular La ocupación del CETI cuadruplica su aforo

Nueva jornada intensa en el perímetro fronterizo de Melilla. Por los inmigrantes que tratan de pisar suelo español -y europeo- por un futuro mejor y por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que tratan de disuadir la entrada ilegal.

Cerca de medio millar de inmigrantes de origen subsahariano trataron de acceder ayer a Melilla intentando saltar la valla en una zona del perímetro próxima al paso fronterizo del barrio Chino. Según informaron Efe fuentes policiales, sobre las dos de la tarde, cerca de medio millar de subsaharianos intentaron saltar la valla de forma masiva y fueron disuadidos por la Guardia Civil y las autoridades marroquíes. Alrededor de una treintena de ellos se encaramaron a la valla durante media hora hasta que decidieron bajar voluntariamente y fueron entregados a Marruecos por la Guardia Civil.

Mientras estos subsaharianos fueron puestos a disposición de las autoridades marroquíes, los agentes allí desplegados recibieron un aviso de que se estaba produciendo un intento de entrada por otra zona diferente del perímetro, situada a unos tres kilómetros. Hasta allí, se desplegaron varias unidades de la Guardia Civil, reforzadas por los agentes de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) del instituto armado, enviados a Melilla como refuerzo de la vigilancia fronteriza. La ida y venida de vehículos fue constante, apoyados desde el aire por un helicóptero de la Guardia Civil, que hacía tareas de localización de inmigrantes.

Algunos subsaharianos del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) se aproximaron al lugar donde, desde un montículo, manifestaban estar esperando a sus compatriotas, algunos de los cuales, incluso, se habían puesto en contacto con ellos.

Más tarde, sobre las cuatro de la tarde, Marruecos abortó un nuevo intento de entrada, protagonizado por unos 200 subsaharianos que, en este caso, ni siquiera llegaron a la valla.

La agitada jornada de ayer no es una excepción en la ciudad autónoma. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están en alerta constante ante la extrema presión migratoria que está sufriendo Melilla -y también Ceuta- desde hace meses.

La última entrada conocida de inmigrantes a través de la valla se produjo el pasado día 14 cuando unos 10 inmigrantes consiguieron superar el triple obstáculo que compone el perímetro fronterizo de Melilla. El CETI de la ciudad lleva meses saturado pese a los traslados de inmigrantes a otros centros de la Península. En la actualidad, la ocupación del centro supera los 1.900 acogidos, casi cuatro veces por encima de su capacidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios