El PNV buscará impedir nuevos enfrentamientos entre vascos

  • El candidato Urkullu homenajea en Guernica al primer Gobierno de José Antonio Agirre y subraya la necesidad de "compromiso, unidad y acuerdo"

El presidente del PNV y candidato a lehendakari, Íñigo Urkullu, planteó ayer la necesidad de "compromiso, unidad y acuerdo" en el País Vasco "para que jamás veamos repetida la sinrazón del enfrentamiento entre vascos".

Urkullu pronunció un discurso en la Casa de Juntas de Guernica, junto al roble que simboliza las libertades vascas, al cumplirse el 76 aniversario desde que se constituyera en el mismo lugar, el 7 de octubre de 1936, el primer Gobierno Vasco, presidido por José Antonio Agirre.

El candidato del PNV a la Presidencia del Ejecutivo vasco para las elecciones del próximo día 21 ha destacado que el proyecto de su partido busca acuerdos para "salir de la crisis y crear empleo", así como para "afianzar una paz duradera" y para "hacer crecer el autogobierno de Euskadi como nación europea".

En recuerdo del primer Gobierno de Agirre, Urkullu pidió "memoria histórica para quienes dieron su vida en defensa de la libertad y la democracia frente al totalitarismo", y demandó también "memoria reciente para quienes han padecido la dictadura del terrorismo, practicada por quienes prostituyeron la noble causa de este pueblo".

El líder del PNV propone acuerdos políticos para que las instituciones vascas sean "reconocidas en pie de igualdad entre el resto de naciones europeas" y para que las "sensibilidades diferentes acierten a conjugar el derecho a decidir con el compromiso de pacto". Tras recordar que el lehendakari Agirre aglutinó en su gobierno a "todas las sensibilidades democráticas", Urkullu dijo que "éste es el espíritu que el Partido Nacionalista Vasco pretende reeditar en esta coyuntura de crisis global, de incertidumbre económica e inquietud social".

"No hay mejor solución a los problemas que hoy padecemos que un gran acuerdo para derrotar el abatimiento y la desesperanza", resaltó el candidato a lehendakari por el PNV.

Si el primer Gobierno vasco nació en 1936 en tiempos de "emergencia, premura e inquietud", Urkullu señaló que hoy se viven momentos "otra vez convulsos, llenos de incertidumbre y desafíos", por lo que añadió que los "retos y amenazas" presentes deben ser "abordados con inteligencia y unión" para ser capaces de transformarlos en "nuevas oportunidades, desarrollo y crecimiento".

"Compromiso, unidad y acuerdo" fue el mensaje repetido por Urkullu, tanto para salir de la crisis económica como para "consolidar una paz duradera", para que "jamás veamos repetida la sinrazón del enfrentamiento entre vascos". "Un acuerdo para la reconciliación, para la convivencia. Ésta es la herencia que todos queremos legar a las nuevas generaciones, para que nadie les robe su dignidad y la plenitud de sus derechos humanos", agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios