El PNV regresa al discurso identitario y amaga con seguir la estela catalana

  • Los nacionalistas ofrecen a Rajoy hablar de "un modelo de Estado que no funciona". Escasas referencias a ETA en el Aberri Eguna. El PP y el PSE critican que no se anteponga la crisis.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, avanzó ayer que los nacionalistas tienen "tendida la mano" al Gobierno central y el PP "si quieren hablar de este modelo de Estado que no funciona". Ortuzar cerró el acto político con el que el PNV celebraba el Aberri Eguna (Día de la Patria vasca) en Bilbao, en el que también intervino el lehendakari, Íñigo Urkullu, quien pidió "un nuevo estatus político" para la comunidad.

La mano tendida tuvo respuesta rápida. El diputado autonómico del PP Leopoldo Barreda consideró "irresponsable" que el PNV apueste por "rupturas envueltas en supuestos acuerdos". "Hablar de Escocia, hablar de un nuevo estatus, hablar de Cataluña en la campa... no sirve para hacer frente a la crisis" ni para solucionar los problemas de los vascos, reflexionó.

En un sentido similar se pronunció el dirigente del PSE-EE Rodolfo Ares, quien advirtió que "lo que se espera" del Gobierno vasco "en momentos tan graves" como los actuales son políticas y "no reivindicaciones partidarias". "Euskadi necesita hoy un Gobierno que gobierne, que se ocupe de afrontar los problemas que tiene la sociedad vasca, que son la crisis, el sostener y crear empleo" y "modernizar" el país, añadió Ares.

El tono del acto del PNV fue, como siempre este día, muy reivindicativo. Urkullu aseguró que el País Vasco decidirá su futuro "en democracia y en libertad", pese a que no se lo pondrán "fácil". Además, pronosticó que el PNV "cogerá fuerzas" para volver a "los cimientos de esa gran obra" que es Euskadi y que tendrá "ventanas abiertas a la libertad de este pueblo". "El Gobierno está volcado con la nación vasca", dijo.

En una Plaza Nueva de Bilbao abarrotada de militantes y simpatizantes, Urkullu no quiso olvidar a las personas que lo pasan mal por la crisis económica y recordó que son su "prioridad" porque ésta es "una nación de personas". En este sentido, pidió a la oposición que "arrime el hombro" y, si no, que no actúe "como el perro del hortelano" ni ponga "palos en las ruedas".

Además, se refirió a ETA para emplazarla a que "termine lo que empezó" porque "no tiene alternativa" y los vascos sólo le permitirán su fin. "Los vascos -aseveró- se imaginan un nuevo futuro político en paz y convivencia para alcanzar un acuerdo para un nuevo estatus".

Respecto a su inminente agenda política, el presidente autonómico opinó que el Estado "necesita un cambio" y puso varias premisas básicas para sentarse a hablar con Mariano Rajoy: "el reconocimiento de la identidad nacional vasca desde la bilateralidad, hablar de igual a igual, y el respeto a la libertad a decidir nuestros futuro". Además, se refirió a la "colectividad territorial vasca" en alusión también a los navarros y a los vascofranceses. "Una Euskadi libre de personas libres, ésa es nuestra aspiración", subrayó.

Ya en clave regional, Ortuzar afirmó que la oposición no le ha dado al lehendakari "no ya cien días de cortesía, ni siquiera un minuto". El dirigente del PNV cargó especialmente contra la izquierda abertzale, que "engaña" en el tema del Presupuesto y, quizás, "también en el tema de la paz". "Las últimas cosas que hemos oído en el Parlamento no nos han gustado. Han sido un paso atrás. Siempre hemos dicho que un asesinato por muchos calificativos que se le quieran poner, es un asesinato. No hay adjetivo que alivie la gravedad de un asesinato", agregó. Ortuzar aprovechó su alocución para arremeter también contra el PSE-EE, del que ha criticado "la acidez" de su discurso y que le esté poniendo "las cosas difíciles" al PNV con la cuentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios