El PP lamenta que Obama no visite España "y nos tengamos que conformar con Hugo Chávez"

  • Arístegui afirma que la "petrodemocracia" de Chávez no puede "anular" las "críticas necesarias" · El PSOE destaca el "relanzamiento" de las relaciones con Venezuela y niega que se haya "plegado a nada"

En Alemania, en Francia o en el Reino Unido han visto a Barack Obama pero en España "tenemos que conformarnos con Hugo Chávez". Este es lamento de la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, que con esta comparación quiso evidenciar el nivel de la política Exterior del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Por contra, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, valoró "positivamente" el "relanzamiento" de las relaciones con el Gobierno de Caracas tras la visita ayer del presidente Venezolano a España y aseguró que el Ejecutivo español no se ha "plegado a nada" para conseguir los acuerdos energéticos con Chávez.

Que en su gira europea el mediático candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, haya pasado por Berlín, París y Londres pero no por Madrid es, para Sáez de Santamaría, "una muestra más de política exterior constructiva" del Gobierno de Zapatero. "Ha quedado claro que ningún político extranjero en elecciones se atreve a venir a España", indicó la portavoz parlamentaria del PP durante su discurso en la clausura del XI Congreso Regional del PP de Castilla-La Mancha, en el que lamentó que "mientras, nos tenemos que conformar con que venga Hugo Chávez".

Más constructivo en su análisis de la visita del presidente venezolano a España, en la que se reencontró con el Rey después del famoso "¿por qué no te callas?" que don Juan Carlos le dedicó en la cumbre de Santiago de Chile hace ocho meses, fue el portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Gustavo de Arístegui. El dirigente popular admitió que los acuerdos petrolíferos alcanzados en la visita de Chávez a España, que suponen la venta de 10.000 barriles diarios de crudo a 100 dólares a cambio inversiones y tecnología, son "positivos". 

En todo caso, el portavoz del PP advirtió que la "petrodemocracia" de Chávez no puede "anular" las "críticas necesarias" por parte del Gobierno al régimen latinoamericano. "No podemos permitir que un acuerdo económico positivo apacigüe las críticas que hay que hacer a un régimen que no se ha comportado de manera democrática en los últimos años", afirmó De Arístegui.

Por su parte, la secretaria de Política Internacional y Cooperación del PSOE, Elena Valenciano, valoró "muy positivamente" el "relanzamiento" de las relaciones de Madrid y Caracas. En este sentido, Valenciano aseguró que el de España y Venezuela es "un entendimiento entre iguales" y negó que el Gobierno de Rodríguez Zapatero "se esté plegando a nada" para conseguir mejorar sus relaciones políticas con Caracas y que revierta en la mejora de los intereses económicos compartidos por ambos países. "No nos plegamos a nada, España es un país soberano que defiende su desarrollo y que necesita tener relación con otros países y en eso estamos trabajando", sentenció.

Mejor energía que armas

A la visita del presidente venezolano también se refirió el senador del PNV Iñaki Anasagasti ve "positivo" que España haya recuperado sus relaciones políticas "fluidas" con Caracas porque Chávez, "siempre son mejores los abrazos que las broncas sonoras" que "no conducen a nada". Sobre los acuerdos económicos alcanzados con el presidente venezolano durante su última visita a España, Anasagasti dijo también preferir "los acuerdos económicos sobre energía a los acuerdos para la compra de armamento".

En esta misma línea, el secretario general de ERC, Joan Ridao, valoró también positivamente "cualquier normalización de relaciones diplomáticas". Además, Ridao consideró que recibiendo a Chávez el Rey "admite la falta de respeto y el error" que cometió durante la Cumbre. "Rectificar es de sabios", concluyó. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios