La cohesión de la izquierda

PSOE-Podemos: tan lejos, tan cerca

  • La renacida comunicación entre Sánchez e Iglesias ha dado paso a la colaboración pese a sus diferencias

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, durante una reunión con sus equipos en el Congreso el pasado 17 de julio. Pablo  Iglesias y Pedro  Sánchez, durante una reunión con sus equipos en el Congreso el pasado 17 de julio.

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, durante una reunión con sus equipos en el Congreso el pasado 17 de julio. / Kiko Huesca / Efe

Comentarios 2

El nuevo curso político que arranca hoy mismo con la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados será la prueba de fuego para la recién estrenada colaboración entre el PSOE y Podemos frente a las políticas del PP.

A estas alturas, y pese al reciente acuerdo en Castilla-La Mancha para gobernar juntos, siguen existiendo importantes diferencias entre ambas fuerzas políticas, aunque al menos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias mantienen una comunicación fluida.

¿Qué les acerca y qué les aleja?

PACTO ANTIYIHADISTA

Los atentados en Cataluña han vuelto a poner en evidencia las diferencias de criterio entre PSOE y Unidos Podemos respecto al pacto antiyihadista.

Mientras que para los socialistas la lucha antiterrorista es un tema de Estado, en el que siempre hay que apoyar al Gobierno, Podemos considera que el pacto no debe centrarse sólo en los partidos y que debería extenderse a organizaciones sociales y de defensa de derechos humanos y de cooperación para tener otra perspectiva del fenómeno.

COMPETENCIA

"La relación política con el PSOE tiene una dimensión de colaboración y una dimensión de competencia", admitía recientemente su responsable de Economía, Nacho Álvarez.

Álvarez, que mantiene frecuentes contactos con el secretario de Economía y Empleo del PSOE, Manuel Escudero, señala que "tenemos la necesidad de colaborar con el PSOE para que el cambio finalmente llegue, también, en la política económica".

Pablo Iglesias asegura que fue Pedro Sánchez el que señaló a Podemos como socio "preferente" en la primera y única reunión formal de esa mesa de colaboración en el Congreso, pero para los socialistas esto no significa presentar todas las propuestas de forma conjunta.

El objetivo del PSOE es dirigir su actividad parlamentaria a las políticas de mayor contenido social, y no garantiza que todo se vaya a pactar en esa mesa de colaboración con Unidos Podemos, pero sí que buscarán el mayor consenso posible.

LA AGENDA SOCIAL

La agenda de medidas sociales para paliar la situación de vulnerabilidad de los sectores más afectados por la crisis es, en principio, el ámbito en el que Unidos Podemos y el PSOE pueden acercar más sus posiciones.

El grupo socialista quiere dar prioridad a las medidas sociales, entre ellas, la iniciativa legislativa popular de prestación de ingresos mínimos que presentaron los sindicatos, avalada por 700.000 firmas, y que lleva paralizada desde febrero.

CATALUÑA

La apuesta de Podemos para solucionar el debate soberanista en Cataluña pasa por un referéndum en el que los catalanes decidan el encaje que quieren tener dentro de España, pero con garantías jurídicas y reconocimiento internacional. No obstante, Pablo Iglesias cree que la consulta del 1 de octubre es una movilización política legítima.

Sin embargo, los socialistas defienden la soberanía única y no aceptan el referéndum de independencia.

REFORMA CONSTITUCIONAL

En la primera reunión que celebraron en julio los equipos del PSOE y Unidos Podemos, Sánchez presentó a los morados la Declaración de Barcelona aprobada por su partido y mostró su disposición a que "se incorpore el que quiera" a la reforma constitucional que pretende poner en marcha en el Parlamento en septiembre.

Podemos no ve en una reforma de la Constitución la solución a la cuestión catalana e insiste en que el único camino es que la gente decida democráticamente.

MOCIÓN DE CENSURA

La esperanza de Podemos es que el diálogo abierto con el PSOE no se quede en iniciativas parlamentarias que el PP pueda frenar con su capacidad de vetar propuestas que alteren los presupuestos y consideran que su entrada en el Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado el "rumbo" hacia una moción de censura a Rajoy. El PSOE, en cambio, discrepa y entiende que ese pacto regional no es extrapolable al resto del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios