Consejo Ciudadano Estatal

Iglesias admite los fallos en Cataluña y se reivindica para reflotar Podemos

  • El reglamento del 'Parlament' desecha cualquier opción que no sea presencial

  • Los letrados de la Cámara respaldan esa tesis

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, reivindicó este sábado su liderazgo para reactivar a su partido en 2018 en su primera aparición pública desde hace casi un mes, en la que admitió que 2017 ha sido un mal año y no ocultó su desengaño con el PSOE, al que avisó de que ya no van a esperar más.

Mensaje para los socialistas que Iglesias lanzó durante su intervención ante el Consejo Ciudadano estatal de Podemos, el máximo órgano de dirección entre asambleas de la formación morada, donde por primera vez hizo este sábado análisis de su desgaste en las elecciones catalanas, en las que perdieron tres escaños.

No paró de repetir Iglesias que tocaba autocrítica y no habló de corregir su discurso, pero admitió que su estrategia en Cataluña no ha funcionado como querían porque con su defensa del referéndum pactado muchos han percibido que estaban hablando para otras formaciones políticas más que a los ciudadanos. Una frase que recuerda a aquella advertencia lanzada hace unos meses por la cofundadora del partido Carolina Bescansa, cuando dijo que Podemos tenía que hablar más para los españoles y no sólo a los independentistas.

Pero también hubo tirón de orejas. "Podríamos hacerlo mucho mejor, nos sigue haciendo daño no debatir donde hay que debatir", alertó, tras calificar de "culebrón de invierno" el que se diga que ha estado "desaparecido" desde las elecciones catalanas porque no ha ofrecido ruedas de prensa ni concedido entrevistas en los medios.

"Las explicaciones hay que darlas en el Consejo Ciudadano antes que en los medios de comunicación. Lo primero es tener la reflexión aquí, es una cuestión de respeto a los inscritos", insistió.

Aunque nadie lo cuestionó, renovó su compromiso en la carrera hacia la Presidencia del Gobierno en un momento en el que las encuestas apuntan un preocupante descenso de la "simpatía" hacia Podemos, como alertó también el líder de IU, Alberto Garzón.

Para el líder de Podemos, el partido debe asumir que "pite quien pite" el partido y aunque el árbitro vaya contra ellos, tienen que intentar ganar la jugada. Deben asumir, según Iglesias, que no se aplican "las mismas reglas" con ellos que con los demás partidos, pero eso no debe servir de "excusa" ni de "chivo expiatorio".

"Es nuestra responsabilidad que la España del 15M gane a la vieja España de las guerras de banderas", proclamó. En esa hoja de ruta, Podemos no va esperar más al PSOE para que se decida a presentar una moción de censura para echar a Mariano Rajoy.

Ya ha asumido que no van a hacerlo porque el nuevo PSOE de Pedro Sánchez les ha demostrado que actúa "como Susana Díaz" y, sin renunciar al objetivo de sacar al PP del Gobierno, concentrarán sus esfuerzos en hacer oposición.

Una de sus primeras actuaciones será intentar forzar al Gobierno a que afronte este año un Debate sobre el estado de la Nación en el Congreso, que no se celebra desde 2015. Al PSOE también le quiere adelantar por la izquierda, y después de que Sánchez haya pedido crear un impuesto a la banca, esta próxima semana, según anunció, Podemos presentará una proposición de ley en el Congreso, ya que las medidas hay que llevarlas al Parlamento y no sólo "a desayunos informativos", recalcó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios