Peces-Barba, enterrado entre elogios de familia y amigos

  • Personalidades socialistas y del ámbito universitario dedicaron el último adiós a uno de los 'padres' de la Constitución realzando su relevante figura democrática

Gregorio Peces-Barba, uno de los siete padres de la Constitución y ex presidente del Congreso, fue enterrado ayer en el cementerio de la localidad madrileña de Colmenarejo, rodeado de personalidades socialistas y del ámbito universitario, entre los aplausos de cientos de personas.

Antes del entierro, visitaron la capilla ardiente instalada en el domicilio familiar el príncipe Felipe y destacados representantes del PP como el presidente de Congreso, Jesús Posada, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Al camposanto asistieron el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, la ex vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, y los ex ministros socialistas Jesús Caldera, Juan Fernando López Aguilar, Trinidad Jiménez y Carme Chacón.

Entre los asistentes se encontraban también históricos socialistas como Alfonso Guerra, José Bono, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Fernando Múgica y Virgilio Zapatero, así como la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons.

Con un calor sofocante, ante el féretro, sobre el que había una rosa roja, tomaron la palabra Alfonso Guerra, el líder del PSM, Tomás Gómez, un joven ayudante de Peces-Barba en la Universidad Carlos III y una sobrina suya, que, entre lágrimas, dijo que su familia siempre echará de menos su "sentido del humor y de la vida".

Después de destacar la lucha de Peces-Barba contra la dictadura, su permanente batalla en la defensa de los derechos humanos y su labor parlamentaria, Guerra rememoró su humor "guasón" y recordó que era capaz de "soportar" horas de zarzuela, música que escuchaba en los largos viajes en coche que compartieron en diversas ocasiones.

Tomás Gómez quiso honrar la memoria de Peces-Barba, fallecido el pasado martes a los 74 años en un hospital de Oviedo, "un pacífico luchador por la libertad y la democracia española", un hombre sabio que usaba las ideas para transformar el mundo, que fue "fuerte y generoso" y que luchó bajo el pabellón que le parecía "más noble". "Don Gregorio hacía honor a la máxima de que un caballero no puede permitir que sus palabras sean más grandes que sus actos", señaló Gómez, quien se declaró privilegiado por haber contado con el magisterio de Peces-Barba y con su apoyo en momentos cruciales.

Uno de los primeros en acudir a la capilla ardiente fue el príncipe Felipe, quien consideró a Peces-Barba "un servidor público de enorme ejemplo en estos tiempos difíciles".

El Príncipe señaló que cada vez que se encontraba con Peces-Barba salía a relucir que le tomó juramento como presidente del Congreso en 1986, un momento "muy importante, muy simbólico y muy emocionante" para el heredero de la Corona española.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, explicó que aprendió de Peces-Barba algo que no ha olvidado en su vida, que es "a no tirar la toalla jamás".

"Creo que esa es la parte de su legado más importante para los españoles: no tirar nunca la toalla, y así vamos a actuar los socialistas y el conjunto de los ciudadanos de España", afirmó.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, destacó que Peces-Barba fue "una figura trascendental en la historia democrática española", mientras que la defensora del Pueblo, Soledad Becerril, resaltó lo mucho que le debe la institución que ella preside.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, dijo estar agradecida a Peces-Barba "desde la discrepancia política" y expresó el "agradecimiento y la gratitud de todos los madrileños por lo que Gregorio hizo por la Universidad de Madrid".

En la casa familiar, a la que no cesaron de llegar coronas de flores y ramos de rosas, coincidieron el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

A lo largo de la mañana del miércoles, se acercaron también a dar el pésame a la familia políticos como Alfonso Alonso, Luisa Fernanda Rudi, Adolfo Suárez Illana, Landelino Lavilla y José Manuel Romay Beccaría, además de otro de los ponentes de la Constitución José Pedro Pérez Llorca, los juristas Antonio Garrigues-Walker y Fernando Grande-Marlaska, y compañeros de la Universidad que compartieron momentos con Peces-Barba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios