crisis catalana

Puigdemont aparca la independencia y aboga por otras "propuestas"

  • El ex 'president' reclama en Berlín que el Gobierno permita la investidura de Sànchez y arreglar el conflicto con una "solución política"

Comentarios 17

Carles Puigdemont compareció este sábado en Berlín ante los medios tranquilo tras recuperar su libertad y se mostró abierto a discutir caminos alternativos a la independencia de Cataluña para solucionar la grave crisis abierta en España. "¿Es la independencia la única solución posible? No. Lo he dicho siempre", afirmó en la capital alemana, donde ha fijado su residencia temporal, al ser preguntado sobre si estaría abierto a algo más en ese diálogo que solicita a Madrid. "Es nuestra propuesta después del fracaso clamoroso de las otras vías, en especial, a partir de la sentencia del Estatut. Ésta es nuestra propuesta, pero aceptamos que pueda haber otras".

"Pero yo apelo una vez más, ¿España tiene un proyecto para Cataluña?", preguntó. "Me gustaría verlo e incluso discutirlo", declaró sobre algo que indicó haberle pedido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Estamos dispuestos a escuchar, pero ¿tiene algo con qué resolver o más de lo mismo, porque más de lo mismo no funciona", agregó sobre un diálogo que pide no tenga "líneas rojas" y en el que se reconozca que "el independentismo democrático catalán es una realidad muy contundente, de más de dos millones de personas, por lo que hay que negociar con esa realidad aunque no guste. Hay que ir con voluntad de moverse".

Durante la concurrida rueda de prensa en un centro autogestionado en el popular y multicultural barrio de Kreuzberg, Puigdemont insistió en el "respeto de la democracia" y pidió una mediación externa en la crisis. "Creo que el país necesita a alguien que ejerza como mediador", declaró. "El conflicto debe solucionarse con herramientas políticas", comentó. Hasta ahora ningún país reconoció la declaración independentista aprobada en el Parlament el 27 de octubre ni se prestó a mediar entre Barcelona y Madrid.

"Continúo estando en el exilio", manifestó al mismo tiempo que adelantó que, si al final del proceso judicial se le permite viajar libremente, su idea es regresar a Bruselas, donde reside desde que abandonó España. Su detención en Alemania el 25 de marzo, cuando volvía de Finlandia a Bruselas, lo obligó a hacer un cambio de planes.

Acompañado de un pequeño grupo de diputados de ERC y de una delegación más numerosa de diputados de su formación, JxCat -entre ellos Elsa Artadi y Eduard Pujol-, con quienes cenó en su primera noche en Berlín, Puigdemont aludió también a la retirada provisional de su candidatura a la Presidencia para facilitar la formación de Govern.

"Es correcto que un parlamento pueda debatir con tranquilidad el candidato", declaró, y demandó al Estado español que cambie de postura para que Jordi Sànchez, en prisión preventiva, pueda ser investido presidente.

La rueda de prensa tuvo lugar en una pequeña sala improvisada que el equipo del líder independentista encontró en el último momento y donde se vivieron empujones y prisas entre los periodistas para lograr un asiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios