Cataluña

Puigdemont claudica: "Esto se ha acabado"

  • El ex 'president' asume que no podrá ser investido en unos mensajes al móvil del único ex 'conseller' que no ha entregado su acta de diputado

Comentarios 11

"Esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado". Parecía inasequible al desaliento, pero unos sms del ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont al único de los cuatro ex consellers que no ha entregado su acta de diputado y sigue a la fuga en Bruselas, Antoni Comín, captados por la indiscreta cámara de un reportero de Telecinco durante la conferencia en Lovaina del martes pasado, han dejado al descubierto que el depuesto jefe del Govern y empecinado candidato de Junts per Catalunya (JxCAT) ha claudicado y que, en sus palabras también textuales, "el plan de Moncloa ha triunfado".

Más claro, el agua. Puigdemont, que se mostraba hasta ese día irreductible en su propósito de ser investido de nuevo y que en un vídeo que difundió en las redes sociales reiteraba que "no hay "ningún otro candidato posible", admitía ayer que era el emisor de esos esclarecedores mensajes al móvil de Comín.

"Volvemos a vivir los últimos días de la Cataluña republicana", "el plan de Moncloa triunfa. Sólo espero que sea verdad que gracias a esto puedan salir de prisión todos. Porque si no, el ridículo es histórico", señalaba el ex president a Comín.

"Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado, al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo), pero yo ya estoy sacrificado tal como sugería Tardà", dijo en alusión al portavoz de ERC en el Congreso.

"No sé lo que me queda de vida (¡espero que mucha!), pero la dedicaré a poner en orden estos dos años y a proteger mi reputación. Me han hecho mucho daño con calumnias, rumores, mentiras que he aguantado por un objetivo común. Esto ahora ha caducado y me tocará dedicar mi vida a la defensa propia", añadió.

Puigdemont respondió con la boca pequeña con un tuit, en el que, sin aludir directamente a los mensajes revelados por la cadena de televisión, vino a darles veracidad, aunque matizó su posición e hizo explícito su malestar por lo que considera una vulneración de su "privacidad". "Soy periodista y siempre he entendido que hay límites, como la privacidad, que nunca hay que violar. Soy humano y hay momentos en que también yo dudo. También soy el presidente y no me arrugaré ni me echaré atrás, por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos y el país. ¡Seguimos!", escribió este miércoles Puigdemont, aunque ya pocos le creen.

En la misma red social, el ex conseller y diputado de ERC, Antoni Comín, sostuvo que la divulgación de conversaciones privadas es "delito" y merecedora de "las pertinentes acciones legales".

Comín, cuyo abogado prepara una doble querella, en Bélgica y en España, indicó que "cualquier mensaje sacado de contexto pierde siempre su significado" y subrayó que "sin respeto a la voluntad popular no hay democracia".

Tras el desencuentro público de JxCat y ERC por el aplazamiento del pleno de investidura, que frustró los planes de Puigdemont de ser investido, ambos grupos parlamentarios intentaron rebajar ayer el tono.

Los republicanos insistieron en buscar una fórmula que permita constituir un Govern "efectivo" y "real", es decir, un candidato alternativo y sin causas judiciales que permita formar Govern.

Al tiempo, JxCat reunía a sus diputados en el Parlament con todas las incógnitas en carne viva sobre la viabilidad de que Puigdemont pueda llegar a ser investido, pese a mantenerlo como candidato.

Para colmo, si Puigdemont buscara inopinadamente nuevas tretas para conseguir su investidura, el tiempo corre en su contra. El ex president y los cuatro ex consellers que le acompañan desde hace tres meses en su fuga de la Justicia quedarán previsiblemente inhabilitados para ejercer cargos públicos a finales de marzo, según informó este miércoles el diario El País.

Todos ellos pueden ser inhabilitados porque la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite adoptar esta decisión a quienes ocupen cargos públicos y siempre que se haya dictado auto de procesamiento, el investigado se halle en prisión provisional e incurra en los delitos de terrorismo o rebelión. Lo que se traduce en que los prófugos en Bélgica quedarán previsiblemente inhabilitados para ejercer cargos públicos a finales de marzo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios