Quince detenidos y catorce policías heridos en las protestas junto al Congreso

  • Antes de la protesta, que ha congregado a unos 2.000 manifestantes en el centro de Madrid, han sido arrestadas 18 personas más.

Comentarios 48

El asedio al Congreso promovido por la Plataforma ¡En Pie! ha congregado a cerca de dos mil personas en las inmediaciones de la Cámara Baja, blindada por la Policía, que ha practicado quince detenciones y se ha enfrentado en la Gran Vía, plaza de Atocha y de Cibeles a pequeños grupos de activistas violentos. Catorce agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) o antidisturbios ha sufrido lesiones en un enfrentamiento con los manifestantes en los alrededores de la plaza de Neptuno, centro de la protesta.

La protesta ha transcurrido de forma pacífica hasta que, hacia las 21:00, un grupo de manifestantes en la Carrera de San Jerónimo han derribado las vallas que protegían el acceso al Congreso. Gritos de "¡Corruptos!" y "¡Gobierno dimisión!" fueron algunos de los que lanzaban los participantes en la protesta contra el Congreso y la policía que protegía las instalaciones. Grupos de jóvenes encapuchados han quemado varios contenedores en las confluencias de la calle Alcalá y Gran Vía. Algunos manifestantes arrancaron adoquines del suelo en la Gran Vía para arrojarlos contra los agentes.

La convocatoria emplazaba al "asalto" al Congreso a partir de las 17:00, hora en la que se habían programado tres marchas desde distintos puntos del centro de Madrid con destino al Congreso, que al final no se han llevado a cabo por la escasa afluencia de gente. Así, los manifestantes han acudido directamente a la plaza de Neptuno, donde las Fuerzas de Seguridad dejaron instalado un dispositivo con el fin de impedir la entrada a la Carrera de San Jerónimo donde se encuentra la Cámara Baja. Según fuentes policiales, los concentrados en el momento de mayor afluencia de la protesta alcanzaban a "algo menos" de 2.000 personas.

Durante la protesta, a la que se ha unido la Coordinadora 25-S con el lema "escrache" al Congreso, los agentes han detenido a nueve personas, uno de ellos menor de edad, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía. El primer detenido ha sido un menor, a quien los agentes han arrestado en la Puerta del Sol al comprobar que llevaba un pasamontañas y, entre sus pertenencias, un petardo de unos quince centímetros, un bote con ácido y una bolsa con piedras, además de un rollo con papel de aluminio y una bandera anarquista. Otro arrestado es un miembro de los Bukaneros, la peña ultra seguidora del Rayo Vallecano. Los cuatro últimos arrestados son cuatro personas que han sido acusadas de desórdenes públicos.

Antes de la protesta, las Fuerzas de Seguridad habían practicado otras dieciocho detenciones. Once de los arrestados participaban en un encierro en la facultad de Ciencias Políticas de Somosaguas de Madrid y tenían intención de acudir al asedio al Congreso, mientras que otros cuatro -dos con antecedentes policiales y un tercero reclamado judicialmente- fueron arrestados de madrugada. Según la Jefatura, estos cuatro detenidos pertenecen a una célula violenta de carácter anarquista, que pretendía quemar una sucursal bancaria en la calle de Herrera Oria de la capital, para lo que llevaban dos garrafas de gasolina, petardos y bengalas. Los otros tres fueron arrestados en la madrugada del pasado miércoles en Ciudad Universitaria, junto a una sucursal bancaria, cuando portaban varios cócteles molotov, y según informó la delegada del Gobierno en Madrid integraban un grupo de ultraizquierda muy radical.

Entretanto, en el interior del Congreso la calma ha sido absoluta, ya que no ha habido ningún tipo actividad parlamentaria oficial. El presidente de la Cámara Baja, Jesús Posada, confió en el desarrollo pacífico de la manifestación porque lo contrario supondría "un atentado a la democracia" y ha considerado que la afluencia no ha sido un fracaso pese a ser inferior a protestas anteriores. La protesta, que como es costumbre no ha sido comunicada a la Delegación de Gobierno de la comunidad de Madrid, se había convocado con la pretensión de no mantenerla hasta que "caiga el régimen". Con motivo de la protesta, el Ministerio del Interior había diseñado un operativo de seguridad integrado por unos 1.400 agentes de la Unidad de Intervención Policial, los antidisturbios.

Ya sea por no compartir "las formas" o por no estar "interesados en participar", colectivos como Democracia Real Ya, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o la Comisión de Legal de Acampada Sol, que han estado presente en las protestas de los últimos meses, han querido desligarse de la convocatoria. En los días previos al asedio, ¡En Pie! había difundido recomendaciones para los manifestantes, unos consejos calificados por otros colectivos de "violentos". Por su parte, los convocantes han mantenido el carácter pacífico de la convocatoria aunque han reivindicado "el derecho a la legítima defensa". La juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco investiga si la convocatoria de la protesta incurre en un delito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios