Rajoy advierte a Zapatero que está abocado a ilegalizar a ANV

  • El líder del PP dice que no se cansará de pedir la desautorización de la formación 'abertzale' y el presidente le reprocha la "oposición lamentable" con ETA

Comentarios 1

El presidente del PP, Mariano Rajoy, advirtió ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no se va a cansar de reclamarle la ilegalización de ANV y que "no le va a quedar más remedio" que hacerle caso.

Rajoy aprovechó su intervención en el debate del pleno del Congreso sobre el último Consejo Europeo, el último debate de la legislatura, para reiterar esa petición de ilegalización. Tras insistir en que seguirá haciendo esa solicitud, aclaró que lo que no le va a pedir más a Zapatero es que cancele el aval del Congreso para la negociación con ETA.

"De eso ya me encargaré yo con la ayuda de los españoles", afirmó el líder del PP, tras lamentar que, en los últimos cuatro años, España sea más débil en Europa por las actitudes del Ejecutivo.

Rajoy precisó que España es más débil debido a que uno de los socios del Gobierno, en alusión al PNV, anuncia que en 2008 hará un referéndum de autodeterminación en el País Vasco, y a que sus socios ponen fecha de caducidad al Estado mientras Zapatero mantiene "el ademán impasible".

"¿Cómo no va a parecer España débil si es sabido que usted ha quebrado el único consenso que puede fortalecerla? ¿Cómo no va a serlo después de ese vergonzoso proceso de negociación con terroristas que usted trasladó al Parlamento Europeo", se preguntó Rajoy dirigiéndose al presidente del Gobierno.

En la réplica, Zapatero le reprochó a Rajoy que su partido haya hecho una "oposición lamentable" con la política antiterrorista. A su juicio, la intervención de Rajoy es un buen resumen de la línea de oposición que ha mantenido el PP en la legislatura: "Hemos venido a hablar del futuro de Europa y usted -aseguró dirigiéndose al líder del PP- ha acabado haciendo una vez más oposición lamentable en el tema de la política antiterrorista".

La última sesión de control discurrió también sobre economía y política exterior. Nada más subir al atril, Rajoy echó en cara al presidente el "disparate" de la última campaña de publicidad institucional del Ministerio de Industria, en la que, además de recomendarse el ahorro de energía, se felicita las fiestas navideñas a los españoles. Así, deseó "Feliz Navidad y próspero año nuevo" a los españoles: "Fíjese que fácil y que barato -le espetó a Zapatero-. No me ha costado ni un euro, nada que ver con los cuatro millones y medio de euros que pretende gastarse en una insólita campaña".

Rajoy contrastó también la ausencia de ideas sobre Europa de Zapatero con las que tiene el ex presidente Felipe González, cuya elección al frente del grupo de reflexión de la Unión Europea considera que es "una honra para España". "Ha demostrado que tiene ideas, no todas buenas -añadió- pero al menos sí las tiene y confío en que algunas se puedan aprovechar", dijo alabando al ex presidente.

Por su parte, Zapatero aseguró que cuatro años después de acceder a la Presidencia puede hacer "un balance satisfactorio" sobre la política europea, ya que algunas de las nuevas políticas de la UE tienen "un perfil marcadamente español", como la de inmigración o la de la lucha contra el terrorismo. Zapatero aprovechó el debate para anunciar que España tendrá participación en la futura misión civil en Kosovo aportando unas 15 ó 20 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios