El desafío independentista

Rajoy seguirá "ahí" el día después

  • El presidente avisa a navegantes de que tras los comicios velará por el cumplimiento de la ley

  • Durante una visita a Freixenet pide que no se boicotee a ninguna empresa catalana

Comentarios 1

Pase lo que pase en las inminentes elecciones catalanas, se podrá sacar pecho pero no se podrán sacar los pies del tiesto de la ley. Palabra del presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, quien afirmó este miércoles que tras el 21-D va a "seguir ahí". Una forma tan poética como otra cualquiera de decir que la aplicación del espinoso artículo 155 no tiene por qué tener ese día su fecha de caducidad.

Rajoy, en su segunda visita a Cataluña durante la campaña electoral, acudió por sorpresa a un mercadillo en Badalona, e inauguró la nueva sede del PPC en esta localidad, mientras que por la tarde se desplazaba hasta Sant Sadurní de Noyá para visitar las cavas Freixenet junto al candidato popular a la Generalitat, Xavier García Albiol.

Muchos empresarios han sido castigados y lo único que han hecho es arriesgar y crear empleo"

El presidente del Gobierno tiene previsto volcarse en el final de la campaña electoral en Cataluña, en cuyos tres últimos días va a participar repitiendo un mensaje que ya preside la campaña del PPC, el de que el verdadero voto útil es a los populares y no a Ciudadanos.

En declaraciones a la prensa en Badalona, Rajoy denunció que el proceso independentista "ha sido la historia de un enorme engaño que ahora ha quedado acreditado", tras hacerse público el contenido de la agenda de uno de los principales responsables del procés, a quienes acusó de ocultar información y engañar a los ciudadanos.

El problema de los independentistas, dijo Rajoy, es que se encontraron a un Gobierno que "no fue débil", ya que pudo pactar con otros partidos para aplicar la ley y restablecer la legalidad en Cataluña. "Y consiguió el apoyo de toda Europa sin excepción y convocó elecciones", resaltó.

Rajoy recordó que fue él quien puso en marcha la aplicación del 155 "para recuperar la legalidad que algunos habían violado" y destacó que tras las elecciones del 21 de diciembre ese mismo Gobierno "va a seguir ahí" con la mano tendida al diálogo, pero, sobre todo, "como garantía de que Cataluña seguirá siendo España y Europa".

El líder del PP remarcó, en este sentido, que no va a aceptar "de ninguna manera imposiciones, ni que Cataluña se quede fuera de España ni de Europa, ni que sus empresarios se queden en una situación de indefensión como consecuencia de caprichosas y arbitrarias decisiones".

Ya en la sede de Freixenet, Rajoy hizo un llamamiento a "que no se castigue ni se boicotee" a ninguna compañía catalana, ya que los empresarios no tienen culpa de las decisiones "irresponsables" adoptadas por algunos dirigentes políticos.

"Hay muchos empresarios catalanes que se han visto castigados en Cataluña y también en el resto de España y lo único que han hecho es arriesgar, invertir, crear puestos de trabajo e intentar hacer bien cosas", afirmó el jefe del Ejecutivo, que recalcó que Freixenet y las demás compañías catalanas merecen "el mismo trato" que cualquier otro empresario español.

El dirigente popular expresó su apoyo a las más de 3.000 empresas catalanas que en los dos últimos meses han decidido trasladar su sede social a otras comunidades "en defensa de sus legítimos intereses y de los puestos de trabajo", una situación que calificó de "enorme gravedad" y que atribuyó a las "decisiones irresponsables de algunos", en alusión a los impulsores del proceso independentista.

"Trabajaremos hasta el final para que todo el mundo vuelva a Cataluña y para que esté cómodo y haya una situación de normalidad, que al fin y a la postre es lo que todos deseamos", manifestó.

Xavier García Albiol mostró por su parte su apoyo a los empresarios y emprendedores catalanes y puso a Freixenet como ejemplo de "esfuerzo, trabajo, constancia y sentido común".

Remarcó asimismo el "gesto" de Freixenet de quedarse por el momento en Cataluña y aseguró que gracias a la confianza generada por el artículo 155 en el mundo de la empresa "se ha abierto un período de esperanza, certidumbre e ilusión" que espera que se mantenga tras el 21-D con un nuevo Govern de partidos constitucionalistas.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios