Sesión de investidura

Rajoy apelará en su discurso de investidura al esfuerzo de todos para cumplir con el objetivo de déficit público

  • Rubalcaba instará al futuro presidente a dejar la ambigüedad a un lado y a que concrete sus planes de gobierno.

Comentarios 22

Este lunes tendrá lugar en el Congreso de los Diputados el debate de investidura en el que Mariano Rajoy hará un llamamiento a la responsabilidad y al esfuerzo de todos los españoles para afrontar la difícil situación económica que atraviesa el país y ratificará su compromiso de cumplir con los objetivos de déficit. Asimismo, desgranará las reformas que va a hacer y esbozará la estructura del Gobierno. Por su parte, Rubalcaba instará al futuro presidente del Gobierno a dejar la ambigüedad y concretar sus planes.

Hacer "lo que hay que hacer". Ese es el principal mensaje que Mariano Rajoy ofrecerá este lunes en el Congreso de los Diputados durante su intervención inicial en el debate de investidura. El futuro presidente del Gobierno trasladará a los ciudadanos la idea de que para salir de la crisis hay que afrontar determinados ajustes, aunque algunos de ellos impliquen tomar "medidas no gratas".  De este modo, hará un llamamiento a la responsabilidad y al esfuerzo de todos los españoles para afrontar la difícil situación económica que atraviesa el país y ratificará su compromiso con la primera prioridad que, a su juicio, tiene España: cumplir con el objetivo de no sobrepasar el 4,4 por ciento de déficit marcado por la Unión Europea para 2012.

Un límite que exige reformas a corto y a medio plazo que, según fuentes populares, presentará Rajoy este lunes para que España vuelva a la senda del crecimiento económico y la creación de empleo. Sin embargo, su discurso no irá al detalle. El líder del PP incluirá las grandes líneas y los objetivos que marcarán su plan de Gobierno para los próximos cuatro años, pero no se espera una referencia a una cifra más allá de los 5 millones de parados que arrastra España.

Rajoy ha insistido en las últimas semanas en que no puede anunciar ninguna decisión hasta que no tenga el cuadro macroeconómico, con los datos definitivos del déficit de 2011, fundamental para cifrar los recortes, y una previsión real del crecimiento para 2012. Lo que sí hará es definir las prioridades de sus reformas: el mercado laboral, el sistema financiero y la Administración; aunque sin entrar en el detalle de cada una de ellas. 

Sí explicará que la reforma que, en su opinión, es más urgente es la de la legislación laboral. Por este motivo, ya ha empezado a mantener contactos con los agentes sociales, a los que ha emplazado a que le presenten un acuerdo una vez finalicen las fiestas de Navidad, después del día de Reyes.

En los encuentros que mantuvocon los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y el presidente de la CEOE, Juan Rossel, Rajoy les marcó los puntos que deben abordar: la negociación colectiva, la contratación, el absentismo, la solución extrajudicial, las empresas de trabajo temporal y la formación.  Rajoy también ha estado recopilando información y opiniones sobre la reestructuración del sistema financiero, que podría incluir la creación de un banco malo que absorbiese los activos considerados contaminados, principalmente procedentes del mercado inmobiliario.

Por lo que se refiere a la reforma de la Administración, el líder del PP ya ha anunciado su intención de crear un grupo de trabajo para reflexionar sobre el modo de eliminar duplicidades y alcanzar la meta de que una misma competencia no sea asumida por varias entidades. Rajoy insistirá una vez más en su convicción de que, a pesar de contar con una amplia mayoría, la dificultad de la situación requiere de acuerdos con el resto de grupos parlamentarios y también hará un llamamiento al resto de Administraciones, a las que considera claves en el control del gasto público y la austeridad.

No dará nombres

Por otra parte, también se espera que el dirigente popular desvele cómo se organizará su Gobierno, tal y como explicó que haría el pasado 6 de diciembre durante la celebración por el día de la Constitución, aunque no se conocerá quién estará al frente de cada Departamento hasta el próximo miércoles, una vez jure o prometa su cargo ante el Rey. Hasta ahora Rajoy no ha querido dar pistas ni de la estructura de su Ejecutivo ni de los nombres que lo conformarán; no obstante, se sabe que está estudiando una reducción en el número de Ministerios en al menos dos y también se está barajando la posibilidad de separar en carteras diferentes Economía y Hacienda. 

Por su parte, el presidente del Grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, centrará su intervención en el debate de investidura de Rajoy en intentar que éste concrete sus planes de gobierno y deje atrás las ambigüedades y "excusas" como que aún tiene que conocer la situación real de las cuentas públicas.  Rubalcaba le advertirá en tal caso de que ese pretexto "no se sostiene" porque el Gobierno de Zapatero ha hecho un traspaso de poderes "exquisito" y ha facilitado al PP todos los datos que ha pedido.

En segundo lugar, dejará claro que los socialistas harán una oposición distinta a la que han hecho los populares, ya que su oposición será "constructiva, leal y útil" para que ayude en la lucha contra la crisis y"rigurosa y firme" en la defensa del Estado del bienestar y  de las libertades. El representante socialista dedicará una buena parte de su discurso al papel que debe desempeñar la UE en la solución de la crisis, un capítulo en el que defenderá la emisión de eurobonos y la necesidad de que el ajuste económico sea más escalonado y con políticas de estímulo, según han explicadocolaboradores de Rubalcaba.

El entorno del dirigente socialista ha dejado entrever que, hasta que no pase la investidura, Rubalcaba no tomará una decisión sobre si aspirará o no a ser secretario general del PSOE. Una situación similar a la que atraviesa Carme Chacón, la segunda aspirante más probable, que tampoco anunciará ninguna decisión mientras siga siendo ministra de Defensa.

La voz de la calle se opone a nuevos recortes

Por otro lado, el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, centrará su intervención en reivindicar el papel de su partido como voz de la calle en el Congreso, abordando los temas que "más interesan" a los ciudadanos y acercándose a las preocupaciones de movimientos relacionados con el 15-M.  El líder de IU tratará de mostrar el tipo de oposición que mantendrá durante la nueva legislatura: "firme pero constructiva" y advirtiendo a Rajoy contra posibles nuevos recortes en su legislatura.

Lara prestará especial atención a la creación de empleo, planteando soluciones para pymes y autónomos, y a solucionar la falta de crédito que "ahoga" el crecimiento económico.

A la expectativa se mostrará el grupo de CiU en el Congreso, ya que condicionará su actitud durante el debate de investidura a que Rajoy no se niegue de forma "taxativa" a un pacto fiscal ni insista en una recentralización del Estado que lamine competencias autonómicas. El voto será negativo en ambos casos en vez de abstenerse, una vez descartado el sí, y también votarán no si los populares son beligerantes sobre el ámbito "intocable" de la lengua y si pretenden para Cataluña y toda España la extensión de horarios comerciales que ha implantado en Madrid.

La reforma de la ley electoral, será uno de los ejes que centren el discurso de la portavoz de UPyD, Rosa Díez, junto al control del gasto público, las medidas urgentes en materia económica, y la ilegalización de Amaiur. Además, los cinco diputados de la formación han declinado adelantar si apoyarán la investidura del líder del PP como jefe del Ejecutivo y escucharán sus propuestas de actuación y primeras medidas antes de tomar una decisión definitiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios