Rajoy intenta zanjar la polémica: "Es lo mejor para mí y para el PP"

  • El líder de los populares se muestra "muy satisfecho" de su decisión de no incluir a Ruiz-Gallardón en las listas y le pide "dedicación exclusiva" a la Alcaldía para ayudarle a ganar

Todavía bajo los efectos de la exclusión de Alberto Ruiz Gallardón de las listas al Congreso por Madrid, el PP quiso, ayer sí, visualizar la incorporación de su último gran activo político, el ex presidente de Endesa Manuel Pizarro, que compareció ante medio centenar de periodistas en una rueda de prensa que levantó una expectación sin precedentes desde la derrota del 14-M. Pero en la puesta de largo de Pizarro planeaba la crisis abierta tras la decisión del líder de los populares de cortar las alas al alcalde de Madrid echando por tierra sus aspiraciones de desembarcar en el Congreso. Tanto esta circunstancia, que ha centrado la agenda política, como el interminable pulso entre Gallardón y Aguirre, que detonó la polémica, acabaron por eclipsar tan pomposa presentación.

Las cuatro preguntas que los periodistas plantearon -Génova optó por reducir el turno de preguntas a la mínima expresión- buscaban la primera reacción del líder del PP sobre su decisión de excluir a Gallardón. Rajoy no ahorró adjetivos al calificar como "la mejor decisión" para su candidatura que tanto la presidenta como el regidor madrileño desempeñen "en exclusiva" sus actuales responsabilidades. "Aguirre y Gallardón son dos personas muy importantes en el PP y son muy queridos por todos los ciudadanos, como ha quedado acreditado en las pasadas elecciones autonómicas y municipales", subrayó Rajoy, que añadió que "la mejor forma de ayudarme a mí, al partido y a los ciudadanos" es que ambos se dediquen a su tarea.

Poco más se movió Rajoy de esa posición cuando al insistir en la cuestión reiteró que "he tomado la mejor de las decisiones posibles", al tiempo que matizó que "otros pueden pensar de otra forma, pero yo estoy muy satisfecho de la decisión". Tampoco fue más allá Rajoy cuando se le preguntó por la justificación de que Ruiz- Gallardón se quedara fuera por su condición de alcalde, argumento esgrimido por su partido, cuando media docena de alcaldes encabezan sendas candidaturas. "Esos alcaldes son cabeza de lista y en Madrid el cabeza de lista soy yo", zanjó.

Cuando se le instó a valorar si la decisión de excluir a Gallardón se podría haber adoptado antes para evitar dar pie a una crisis innecesaria, Rajoy negó la mayor recordando su compromiso de "no hablar de listas electorales hasta que el presidente del Gobierno convocara elecciones". "Lo único que he hecho es reafirmar la palabra que di", sostuvo el líder del PP, que recordó que aguardar a la convocatoria de elecciones para revelar las listas "es lo que siempre ha hecho mi partido". "He hecho lo que es mejor para los intereses de mi partido, porque quiero que gane mi partido y además yo quiero ser presidente de España", remachó Rajoy.

No todos comparten la misma opinión de su líder, como es el caso del vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, persona de confianza de Gallardón, que ayer anunció que el alcalde participará en la campaña del 9-M.

El regidor madrileño protagonizó ayer su primer acto público fuera del Consistorio tras la polémica abierta por su exclusión colocando la primera piedra de un centro educativo que la ONCE construirá en la localidad madrileña de Moratalaz. Pese a la amargura de la víspera, Gallardón mostró un semblante alegre y evitó dedicar una sola palabra a la crisis interna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios