Rajoy promete medidas "posibles" y no "conejos para chisteras deslucidas"

  • El presidente en funciones insiste en que los electores deberán elegir entre "moderación y extremismo" y garantiza "un gobierno moderado, responsable prudente, dialogante y firme" y también un gobierno "con experiencia".

Comentarios 27

El líder del PP, Mariano Rajoy, se ha reivindicado como ejemplo de "seriedad" frente a quienes prometen "conejos para chisteras deslucidas" y de "diálogo" frente a los que ponen "vetos sectarios", y se ha mostrado convencido de que "la moderación" vencerá al "radicalismo rampante" el 26 de junio. Seguro de su victoria electoral en los próximos comicios se ha mostrado Rajoy en la presentación del programa electoral del PP, que el partido ha condensado en 26 medidas y entre las que ha colocado la bajada de impuestos como la propuesta que diferencia a su partido de todos los demás.

El jefe del Ejecutivo en funciones también ha aprovechado su presencia en Cataluña para subrayar que la Generalitat ha encontrado "más lealtad y colaboración" en el Gobierno central que en sus socios de la CUP. Rajoy ha centrado su discurso en defender la moderación de su proyecto y en asegurar que todas las promesas que hace el PP son posibles de realizar. Ha advertido así de que el 26 de junio los españoles tienen que elegir entre "moderación y extremismo", entre "responsabilidad o improvisación, prudencia o experimentos de altísimo riesgo" y entre "diálogo o vetos sectarios". Y ha asegurado que él nunca prometerá como otros ni "señuelos", ni "conejos para chisteras deslucidas", ni "nada que no sea serio".

Se ha mostrado en cualquier caso seguro de que el PP ganará de nuevo los comicios y de que "la moderación la sensatez y el sentido común van a ganar al radicalismo rampante hoy en algunas zonas del país". Cuando ha enumerado sus principales promesas electorales, Rajoy ha vuelto a defender con firmeza la bajada de impuestos y la ha colocado como la medida que diferencia al PP de todos los demás, "que dicen que van a subirlos".

Ha ironizado en su discurso al anunciar que iba a entrar en una "curiosa polémica" para proclamar: "Vamos a bajar los impuestos". Ha recordado que la intención de su partido es bajar no solo el IRPF sino también el impuesto de sociedades. "A medida que la normalidad va llegando a nuestro país podemos tomar las decisiones que nos gustan y dejar los recursos en manos de quienes luego invierten y pueden crear puestos de trabajo", ha dicho. Y mientras los demás "no saben hacerlo", ha dicho Rajoy, su gobierno ha "bajado el déficit, bajado los impuestos, conseguido el crecimiento económico y que haya empleo. Las cuatro cosas a la vez". "Se puede hacer si se gobierna bien", ha sentenciado.

Rajoy ha vuelto a responsabilizar a los demás partidos de que haya nuevas elecciones, al señalar que el PP tuvo "desde el primer día" tras los comicios del 20 de diciembre un planteamiento "sensato y razonable" y que se repite en otros países, el de la gran coalición. "Los demás hicieron lo que hicieron, llevarnos a unas nuevas elecciones, mientras el PP estuvo ahí, dio la cara, tuvo personalidad y hoy podemos decir con orgullo que estamos aquí y vamos a ganar las elecciones el próximo 26 de junio", ha proclamado.

En este acto celebrado en Barcelona, Rajoy ha defendido que su gobierno ha sido "más leal" con la Generalitat que uno de sus socios parlamentarios, la CUP. "Jamás ha habido un acuerdo más desleal que el de la CUP con el Gobierno de Cataluña, pero fueron ellos quienes los eligieron como socios, no los demás", ha recordado Rajoy, quien también ha criticado, sin citarla expresamente, la propuesta del PSOE de reconocer la singularidad de Cataluña en una reforma constitucional: "No estamos para tácticas políticas de vuelo corto", ha dicho.

Tras defender una vez más la unidad de España, Rajoy ha asegurado que al PP no lo encontrarán "jamás" en "la ilegalidad, la independencia, la ruptura y el extremismo", sino "en el pacto, en el diálogo y en la búsqueda de soluciones". En cualquier caso se ha mostrado convencido de que los catalanes ven cada día que pasa "cómo se hace mas necesario abandonar las quimeras hoy secuestradas por un atajo de extremistas y volver a la realidad de las cosas que importan", entre las que ha citado el empleo, las pensiones y el mantenimiento de los servicios sociales. Ha apostado por eso por "dar pasos" para el "reencuentro" entre España y Cataluña, "con buena fe y lealtad" y ha prometido tener "la mano tendida, no para burlar la ley, sino para construir juntos el futuro".

Todo en un acto en el que la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha hecho una defensa férrea del liderazgo de Rajoy y ha señalado que el candidato a la reelección "no tiene que venir a demostrar nada" porque ya "ha demostrado mucho", poniendo siempre el interés general por delante del suyo. Un liderazgo que también ha alabado la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, al apuntar que Rajoy encarna los "valores" del PP, como "la humildad", la "responsabilidad" y el "pensar en España". Mientras, el ministro de Interior y candidato del PP por Barcelona, Jorge Fernández Díaz, ha acusado al PSOE de "abrazar el extremismo y el rupturismo", y el coordinador del PPC, Xavier García Albiol, ha dicho que el Gobierno de España "no puede caer en manos de un frívolo" -en alusión a Pedro Sánchez- y de quienes "mercadean" con Cataluña y están "dispuestos a venderla por cuatro votos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios