Rajoy se erige en protector de Arias Cañete ante los ataques socialistas

  • Rajoy lo llama "amigo", "el mejor" y enarbola su currículum El candidato atribuye al "cansancio" sus polémicas declaraciones sobre las mujeres

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se volcó ayer en la defensa de su cabeza de lista para las europeas, Miguel Arias Cañete -muy criticado por sus palabras sobre el debate que mantuvo con la socialista Elena Valenciano- y se basó en su trayectoria para subrayar que es "el mejor" candidato.

Arias Cañete sembró la polémica el pasado viernes cuando, al comentar su cara a cara con Elena Valenciano, señaló que el debate entre un hombre y una mujer es "muy complicado" porque "si haces abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista que está acorralando a una mujer indefensa". Desde entonces se han sucedido las críticas contra el candidato, que ayer -en una entrevista en La Razón- achacó al "cansancio" esas palabras e insistió en que respeta "plenamente las capacidades de las mujeres".

En el mitin de Cuenca, Rajoy no aludió explícitamente a esta polémica pero dedicó buena parte de su discurso a elogiar a Cañete. El presidente del Gobierno subrayó que Cañete es, "lisa y llanamente, el mejor" candidato, "extraordinario" tanto él como su trabajo, alguien que "nunca ha vuelto de Europa con las alforjas vacías sino con la batalla ganada". Nadie, subrayó Rajoy, tiene que explicarle a Cañete los "resortes" de la UE, porque los conoce; "nadie tiene que decirle cómo se da la batalla en Bruselas" porque ya "ha ganado" allí "mil y una batallas para España" y "nadie tiene que recordarle que se trata de defender los intereses de España y los españoles".

Rajoy continuó elogiando a su "amigo", al subrayar además que ya ha dejado "huella" en Europa con logros como los fondos de la Política Agraria Común (PAC), e insistió en que Arias Cañete es el candidato del PP porque "lo de Europa va en serio y hay que tomárselo en serio".

Rajoy clausuró en Cuenca un mitin junto a la número dos de su partido, María Dolores de Cospedal, con un discurso en el que también hizo una crítica directa a la actual dirección del PSOE, al señalar que "no se puede votar" a los socialistas, porque hasta que no se "regeneren", "cambien" y "aprendan" no podrán hacer nada "razonable" por el país.

En un sentido muy distinto, lógicamente, se pronunció la candidata socialista, Elena Valenciano, que afirmó ayer que el PSOE -al que llamó el "de las grandes ocasiones"- es consciente de que "le toca en este momento sacar a España de la crisis", aseguró que así lo hará y que "sacará a la gente del agujero", frente a un PP al que sólo le interesan los números. "Ellos no lo harán, nosotros sacaremos a España de la crisis, porque sacaremos a la gente del agujero; no creemos en sus números, creemos en la vida de las personas", afirmó.

En un mitin en Durango, donde los socialistas vascos celebraron su tradicional Fiesta de la Rosa, la candidata hizo también hincapié en que el sur de Europa está sufriendo una "fractura intolerable" que sólo pueden cerrar los socialdemócratas y reclamó a los 2.000 asistentes al acto que el domingo digan con su voto "un no como una casa a Merkel y a Rajoy para que el sur salga adelante".

Junto a Valenciano estuvo, por primera vez en la campaña, el secretario general del PSE, Patxi López, que llamó a los suyos a votar para decirle al candidato del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, "que su lugar no está en Bruselas, sino en su casa". "Vamos a decirle que su lugar está en su casa, porque no queremos que nos devuelvan a una Europa cavernícola, machista y prepotente, como la que él y el PP defienden en estas elecciones".

Entre los minoritarios, destacó el mitin de Artur Mas, que pidió ayer el voto para CiU para reforzar a los que como él "reciben de verdad las bofetadas" por estar a favor de una consulta que convocará sin miedo a "represalias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios