El Rey urge a lograr una "cultura de unidad" contra el terrorismo

  • Don Juan Carlos reclama en su discurso de Nochebuena mayores esfuerzos a los partidos para consensuar los temas de Estado. El Monarca pide "empeño y medios" para mejorar la educación

Como colofón a una legislatura marcada por la crispación y la desunión entre PSOE y PP, el Rey aprovechó su mensaje de Navidad para reclamar a los dos grandes partidos "mayores esfuerzos" que favorezcan el consenso en los principales asuntos de Estado. Este llamamiento y el de la unidad en la lucha contra el terrorismo fueron los dos grandes ejes del discurso del Monarca a los españoles. Como es habitual, el jefe del Estado hizo un repaso a los principales problemas y a los retos del país, con especial mención al desafío medioambiental, la violencia doméstica y la siniestralidad vial.

Desde el Palacio de La Zarzuela, con traje gris y corbata naranja, escoltado por un pequeño belén y la enseña nacional, Don Juan Carlos se dirigió a los españoles durante 14 minutos en su clásico mensaje de Navidad.

"Me parece de especial importancia reclamar de nuevo a nuestros partidos políticos mayores esfuerzos para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado. Creo también necesario solicitar el debido apoyo para nuestras instituciones y poderes en aras de su más eficaz funcionamiento. Todo ello, conforme a las reglas y principios de nuestra Constitución", subrayó el Rey, que instó a los partidos a servir "con mayor ahínco el afán de los españoles de construir una España cada vez más justa, integradora y solidaria, de todos y para todos".

Como es habitual desde hace años, don Juan Carlos dedicó parte de su discurso navideño al terrorismo. Recordó, en primer lugar, a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno, las últimas víctimas de la banda, pero no quiso olvidar tampoco que 2007 arrancó con la "rabia, indignación y sufrimiento" provocada por el atentado de Barajas.

"La lucha contra el terrorismo reclama, sin duda, unidad. Sus crímenes, amenazas y extorsiones siguen presentes. Suponen un inaceptable ataque a nuestros derechos y libertades", enfatizó don Juan Carlos, que añadió que "necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo".

En una legislatura marcada por las reformas territoriales y la ofensiva nacionalista, el Rey advirtió que "los estados que con mayor eficacia atienden a la voluntad de sus ciudadanos se basan en la solidez y estabilidad de sus modelos democráticos e instituciones, así como en su amplia cohesión interna en torno a las grandes cuestiones".

El Monarca no quiso dejar pasar la oportunidad de su mensaje a los españoles para referirse a sus principales retos. De la economía, instó a las administraciones a "redoblar esfuerzos" para atender las "carencias" que sufren miles de ciudadanos.

Habló de pobreza y exclusión, de desempleo, carestía de la vivienda y de los bajos salarios. También se refirió a la educación. "Asegurar y ampliar nuestro bienestar pasa también por poner el empeño y los medios precisos para seguir elevando la calidad de nuestra educación.

El jefe del Estado advirtió además de los "devastadores" efectos que dejan como secuela las drogas, y de la violencia machista que, recalcó, "nos duele e indigna profundamente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios