Apertura de la ix legislatura El Jefe del Estado apela a la unidad en la lucha antiterrorista y ante la crisis económica

El Rey pide "tesón" para alcanzar el consenso en las políticas de Estado

  • Don Juan Carlos advierte que rearmar la unidad contra ETA es una "obligación" con las víctimas · El monarca reclama solidaridad y cohesión ante las incertidumbres económicas

Comentarios 1

El curso político arranca con una misma palabra y varios de sus sinónimos. Diálogo, acuerdo, entendimiento, consenso, convivencia y concordia. Los Reyes, los príncipes de Asturias y las infantas Elena y Cristina presidieron ayer en el Congreso el acto solemne de apertura de la IX legislatura.

Ante las más altas instituciones del Estado, el presidente del Gobierno y sus nuevos ministros, el líder de la oposición y los nuevos diputados y senadores compartiendo escaños, don Juan Carlos animó a las fuerzas políticas a trabajar "con máximo tesón" para "tejer amplias áreas de entendimiento y consenso", especialmente "en las grandes políticas de Estado, de forma que sean reflejo de la más amplia y sólida expresión de la voluntad popular".

Tras una legislatura especialmente intensa y crispada, el Rey -que fue recibido en el hemiciclo con los aplausos de sus señorías y los sones del himno nacional- recordó que "la mayor grandeza" del trabajo de los legisladores es "la de buscar, armonizar e integrar opiniones de muy distinto signo y procedencia, al servicio del mejor futuro para el conjunto de España y de los españoles".

Tras evocar el valor "integrador" de una Constitución "a la que debemos un largo y fructífero periodo de convivencia en libertad, de probada estabilidad e intenso progreso, y de avanzada articulación de nuestra diversidad territorial", don Juan Carlos enumeró los principales retos que afronta la sociedad española en los próximos cuatro años con una mención al terrorismo.

Así, evocó a la última víctima de ETA, el ex edil socialista Isaías Carrasco, y advirtió a los partidos que "la unidad de todas las fuerzas democráticas" es "una de las demandas más unánimes e insistentes del conjunto de la sociedad española". "Una obligación de todos los demócratas y un deber frente a las víctimas y sus familias", añadió.

También se refirió a las "dificultades e incertidumbres" de la situación económica frente a las que reclamó "grandeza, diálogo, cohesión y solidaridad" y pidió a las administraciones "respuestas eficaces" a los "anhelos y problemas" de los ciudadanos, en una implícita referencia a los asuntos relacionados con la Justicia. Asimismo, apeló al compromiso con la integración europea y a fortalecer los lazos con Iberoamérica.

Por su parte, el presidente del Congreso, José Bono, comenzó su discurso recordando que "la palabra y el debate son los dones de la democracia". "Estas Cortes Generales -enfatizó- son el templo de la palabra y el territorio soberano para el debate".

Con un reiterada apelación al espíritu de la Transición, Bono subrayó que "tenemos democracia porque nos ejercitamos en el diálogo", y enfatizó que en política "tiene tanto valor hablar como escuchar". "Los políticos no podemos quedarnos anclados en recetas, consignas o esquemas apriorísticos. Tenemos que cambiar porque vivimos en una sociedad en transformación", indicó.

También quiso lanzar un mensaje de reivindicación de la igualdad de todos los españoles. "No ha nacido ni se espera al español que valga más que otro". recalcó.

La Familia Real fue recibida en la Carrera de San Jerónimo por el presidente del Gobierno y por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz, con quienes escucharon el himno nacional frente a la Puerta de los Leones. Don Juan Carlos pasó revista a una representación de los tres ejércitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios