Rubalcaba defiende la inmigración legal como arma contra la ilegal

  • El ministro del Interior ha criticado la política inmigratoria del Ejecutivo italiano en su participación en los Cursos de Verano de la Universidad de Jaén.

Comentarios 3

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que la "mejor forma para luchar contra la inmigración ilegal es la inmigración legal", una máxima que no sigue el Gobierno italiano que, con sus políticas restrictivas, ha tenido que declarar el estado de emergencia.

Rubalcaba se ha preguntado momentos antes de inaugurar unas jornadas sobre Inmigración e Integración en Torres (Jaén) "¿dónde están los teóricos del efecto llamada?", en relación a las críticas que el Gobierno recibió por parte del PP tras el último proceso de regularización extraordinario.

"El PP decía que se producía un efecto llamada porque el PSOE y el Gobierno eran muy buenos con los inmigrantes y ahora se ha demostrado que es mentira", ha dicho Rubalcaba, quien ha querido dejar claro que las políticas restrictivas, como las desarrolladas por el Gobierno italiano, no son la solución, como ha quedado demostrado tras la masiva llegada de inmigrantes en todo el territorio.

Durante el acto de inauguración de las jornadas, dirigidas por el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, y en las que también ha participado el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, Rubalcaba ha dicho que "cogestión es la palabra mágica para la inmigración ilegal, por lo que ambos ministerios -el de Interior e Inmigración- tienen que ir de la mano", ya que el fondo de la cuestión es "evitar el efecto huida" de los países de origen y "esto no tiene fácil arreglo" a corto plazo.

Ha añadido que el fenómeno "es de tal dimensión que precisa la ayuda de toda Europa", por lo que ha abogado por alcanzar una política común en este asunto, aunque ha reconocido que es difícil y que "se avanza muy despacio".

Por su parte, Celestino Corbacho ha asegurado durante su intervención que "la inmigración es un fenómeno que se ha de gobernar siempre entre la reflexión y la praxis".

Tras hacer un repaso por los datos de la inmigración en España en la última década -se ha pasado de los 719.000 inmigrantes en 1998 a 4.200.000 en 2008-, el ministro de Trabajo e Inmigración ha asegurado que "la inmigración no es un problema, sino un fenómeno que como tal tenemos la obligación y la responsabilidad de gobernar".

También se ha referido a la reagrupación familiar y ha asegurado que hay que modificar la actual ley para ligarla con el permiso de trabajo. Además, ha señalado que la escuela es la pieza fundamental ya que "los niños inmigrantes de ahora serán los ciudadanos del futuro".

Por su parte, el vicepresidente primero de la Junta andaluza, Gaspar Zarrías, ha explicado que en Andalucía los inmigrantes suponen el 6,5 por ciento de la población, lo que convierte a la comunidad en la tercera con más inmigrantes de España. En su opinión, la inmigración en Andalucía se caracteriza por una desigual distribución y por la diversidad de procedencia y cualificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios