Sáenz de Santamaría no entierra el hacha de guerra

  • La portavoz popular en el Congreso responde a Esperanza Aguirre: "Los que entiendan que tienen posibilidades de envidar, que enviden".

Comentarios 9

Aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pareció rebajar el tono de sus pretensiones en la noche de ayer, la portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha enterrado todavía el hacha de guerra. "Yo también soy jugadora de cartas", confesó Sáenz de Santamaría, para continuar con el símil del mus al ser preguntada por la posible candidatura de Aguirre: "Los que entiendan que tienen posibilidades de envidar, que enviden". Mientras, el Grupo Parlamentario Socialista, que ha asistido desde la bancada a la disputa interna del PP ha optado por entrar de lleno, recomendándole al principal partido de la oposición que aclare su situación interna cuanto antes "para la estabilidad del sistema político español".

Sáenz de Santamaría, en rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, respondió directamente al ex secretario general del PP Francisco Álvarez Cascos, que recientemente llegó a decir que "los noviciados no se hacen en puestos de responsabilidad" sobre la nueva dirección popular en el Parlamento. La portavoz se defendió replicando que lleva ya "algunos años" en el convento y que, en este momento, "más que los méritos" lo que importa es el "futuro del partido". "Me voy a dejar la piel para que este grupo funcione bien. A veces acertaré y otras no", indicó.

La portavoz del PP, preguntada insistentemente por la posibilidad de que Aguirre se presente como candidata al Congreso Nacional del partido de junio, siguió con el símil de cartas. "Cuando un congreso se abre, se empieza a hacer el montón de cartas y luego se reparten, y los que entiendan que tiene posibilidades de envidar, que enviden y presenten su candidatura, y los que no, pues ya se sabe: Mus y se vuelve a repartir", explicó Sáenz de Santamaría, que subrayó que las reglas del juego en su partido están "claras" y recogidas en los estatutos que han regido los distintos congresos.

En cuanto a las palabras de Rajoy en Elche (Alicante) el pasado sábado, Sáenz de Santamaría contextualizó aquellas palabras en la posición del PP en el seno del centro-derecha europeo, donde es "un partido muy destacado y un modelo a seguir". "Cuando lo leí (el discurso) es claro que hace referencia a la vida política del PP en el seno del PP-E, porque en España no hay esos partidos", aclaró la portavoz popular, quien llegó a matizar sus propias palabras al asegurar que Rajoy siempre hace "muestras de autoridad" cuando habla porque para eso es el presidente del partido.

Con lo que se está alargando la disputa interna del PP, el PSOE no ha podido evitar entrar de lleno en la misma. El portavoz de los socialistas en el Congreso, José Antonio Alonso, señaló que el principal partido de la oposición atraviesa "una situación crítica" con "problemas serios" de funcionamiento y de "liderazgo", que están dando lugar a "algunos escenarios un poco o un mucho incomprensibles". "Convendría que todos fuéramos serios y que se aclarara esta cuestión cuanto antes para la estabilidad del sistema político español. Dicho lo cual, las crisis del PP, naturalmente las tiene que arreglar el PP", remachó Alonso.

Al ser preguntado sobre si esta situación podría dificultar las relaciones con el PSOE, Alonso destacó que, desde su punto de vista "hay cosas que están y deben estar por encima de situaciones particulares de los partidos políticos". "El PP está en una situación crítica, con problemas que sólo puede arreglar el PP, pero por encima de ello, el PP o cualquier otro que tenga problemas de disensiones internas, tiene que mirar por el bien común y el bien del país. España son sus ciudadanos y las instituciones que les sirven y por eso hay que tener instituciones renovadas en tiempo y en forma", aseveró Alonso.

Por su parte, el líder de CiU, Artur Mas, señaló que él quiere creer que "va en serio lo de Mariano Rajoy, los cambios y el proyecto renovado" del PP, al tiempo que le recomendó que, de ser así, asuma "que las hostilidades contra Cataluña no salen gratis". "Se puede gobernar España sin Cataluña, pero contra los catalanes es muy difícil", aseveró Mas. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, consideró que el debate es "más un debate de poder que de ideas" y que esta formación se mueve "entre la dureza y la extrema dureza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios