Sebastián promete no interferir en la política económica que fije Solbes

  • Agradece al titular de Economía que le deje "formar parte de su equipo" y anuncia austeridad

El nuevo ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, despejó ayer cualquier tipo de duda respecto a las labores y competencias que desempeñará en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y sobre quién es el que manda en el área económica del Ejecutivo. Sebastián no dudó en mostrar su "gratitud" al vicepresidente, Pedro Solbes, por permitirle "formar parte de su equipo económico" tan sólo un día después de que el más veterano de los ministros de Zapatero reivindicase su primacía ante figuras emergentes. Solbes estuvo presente en la toma de posesión de todos los ministros del área económica del Ejecutivo.

"El vicepresidente soy yo. A mí me corresponde tomar las grandes decisiones de política económica y es lo que seguiré haciendo a lo largo de la legislatura". Solbes respondía así el domingo a las preguntas de los medios durante una rueda de prensa en Washington, donde había acudido para asistir a la reunión de primavera del FMI y del Banco Mundial. Además, el vicepresidente no ocultó "puntos discrepantes" con el nuevo titular de Industria en el pasado, cuando dirigía la Oficina Económica de Moncloa.

Durante su toma de posesión, tras recibir la cartera de manos de su antecesor, Joan Clos -cuyo próximo destino se desconoce-, Sebastián aseguró que su Departamento pondrá énfasis en la mejora de la competitividad y del tejido empresarial, la reducción del déficit comercial, el fortalecimiento de la industria y la seguridad, y la calidad del suministro energético. "Me gusta trabajar y hacer trabajar" y "prometo ser asequible y cercano". El nuevo ministro tuvo una deferencia especial hacia Solbes, a quien mostró su "gratitud" por permitirle "formar parte de su equipo económico".

Quizá para aliviar tensiones, Sebastián bromeó con el vicepresidente al reclamar austeridad y decir que, dado que el momento económico no se presta a "excesivas alegrías", había decidido suprimir la tradicional copa en la toma de posesión. "Al ministro le ha gustado la noticia", ironizó el titular de Industria, a cuya toma de posesión acudieron destacadas figuras del mundo empresarial, como los presidentes de Telefónica, Repsol YPF, Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Sacyr Vallehermoso u OHL, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios