El Senado inicia la legislatura con el reto de impulsar su reforma

  • Javier Rojo, presidente de la Cámara Alta, ha expresado su deseo de impulsar una "reforma general" de esta institución "más coherente con la realidad autonómica" y "más acorde" con la España actual.

Comentarios 1

La ‘famosa’ reforma también fue reclamada por el senador de más edad de la Cámara, Manuel Fraga, que quisiera verla realizada esta legislatura, según sus propias palabras al inicio de la sesión.

Por su parte el senador del PNV Iñaki Anasagasti ha estimado que la reforma del Senado se quedará en una simple "reformita", ya que necesita "muchas dosis de apuesta política".

En su primera comparecencia ante la prensa, Rojo ha agradecido a Fraga esta referencia y ha señalado que la reforma del Senado podría ser un "bálsamo" para aliviar las tensiones entre las comunidades autónomas y de éstas con la Administración central. El nuevo presidente, el octavo de la democracia que dirige esta institución, ha admitido que se trata de una reforma "compleja", si bien ha expresado su convencimiento de que "con voluntad se pueden hacer las cosas".

Antes de comenzar la sesión constitutiva, todos los senadores se pusieron en pie y guardaron un minuto de silencio en recuerdo del líder de los socialistas navarros Carlos Chivite, fallecido ayer.

Como era previsible, Rojo, que era el único candidato propuesto para presidente, fue reelegido por mayoría absoluta, con 134 votos a favor, 117 en blanco y dos que se emitieron en favor de Joan Lerma y que resultaron nulos.

Tras agradecer a los grupos que le han apoyado su voto favorable -todos salvo el PP-, Rojo ha deseado que en esta legislatura haya "un clima político distinto", con "más utilidad política para mejorar España" y lograr, entre otras cuestiones, esa reforma para "la España territorial".

En su discurso ante la Cámara ya constituida, el nuevo presidente del Senado ha tenido un recuerdo especial para todas las víctimas del terrorismo y, "muy singularmente", para Isaías Carrasco, asesinado por ETA el último día de la campaña electoral.

"Quienes hoy estamos en esta Cámara, sin distinción política posible, nos encontramos en deuda con los ciudadanos que arriesgan su vida hasta perderla en defensa de sus ideas", ha recordado, para añadir que "la palabra, hoy más que nunca, nos ha de servir para fortalecer la unidad de demócratas frente a ETA".

Ha hecho hincapié en que en esta legislatura se deben "conjurar los demonios de la intolerancia" y ha expresado su deseo de admitir "en buena lid democrática el desencuentro, la discrepancia y la crítica, por dura que ésta sea", aunque ha advertido de que "jamás" tolerará el insulto o el descrédito a personas o instituciones.

En esta jornada de constitución también se ha desvelado la futura configuración de los grupos parlamentarios, aunque todavía tienen cinco días para formalizarse. Pendiente de que concluya ese plazo, CiU ha aceptado tres senadores prestados por los socialistas para sumar los diez que exige el reglamento y que le permite formar grupo propio, tras rechazar la propuesta de ERC en el mismo sentido. El PNV también podrá formar grupo propio con el préstamo de seis senadores socialistas.

Tras la reelección de Javier Rojo, las dos vicepresidencias de la Mesa recayeron en los mismos senadores que en la VIII legislatura: Isidre Molas (PSC-Entesa) ocupará la primera y Juan José Lucas la segunda. La Mesa se completa con Carmen Alborch (PSOE) como secretaria primera, Jordi Casas (CiU) como secretario segundo, Matías Conde (PP) y Ramón Rabaneda (PP).

Durante el acto de acatamiento de la Constitución, cuatro senadores de ERC y uno de Esquerda Unida prometieron la Carta Magna "por imperativo legal", lo que fue contestado por el parlamentario del PP Pedro José Pérez Ruiz, quien juró "sin imperativos de ningún tipo y por convicción personal", lo que fue recibido con aplausos en la Cámara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios