Los problemas de la justicia Paro convocado para el próximo 8 de octubre

Tambores de guerra contra Caamaño

  • La asociación mayoritaria entre los jueces amenaza al ministro con una huelga, que todavía no cuenta con el respaldo del resto de agrupaciones judiciales, para exigir que atienda sus peticiones

Comentarios 1

Unas fotos en las que aparecía en una cacería en Jaén con el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, en plena investigación del caso Gürtel, y la huelga de jueces que tuvo lugar el pasado 18 de febrero, en la que el 60% de la profesión abandonó por unas horas sus puestos de trabajo para salir a la calle y pedir al Gobierno que atendiera sus reivindicaciones, fueron los detonantes para que el ex ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, anunciara el 23 de febrero su dimisión.

Veinticuatro horas después, llegaba al cargo el actual ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Un hombre de perfil moderado y con talante negociador, que nada tenía que ver con un Bermejo que dejó el mundo de los juristas con los ánimos muy caldeados.

Unos ánimos que parecían calmarse con la llegada de Caamaño y su propuesta de negociación con las asociaciones judiciales. Había aires de esperanza. Sin embargo, las cosas no han marchado como estaban previstas. O al menos eso es lo que creen desde la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), cuyo portavoz, Antonio García, considera que, a pesar de que el Ministerio de Justicia ha hecho "alarde públicamente" de que se estaban atendiendo las reivindicaciones de la profesión, "no se ha conseguido nada". "A lo largo de estos meses hemos estados embarcados en un proceso de negociación con el Gobierno en el que, con las esperanzas puestas, parecía que algo se iba a solucionar. Sin embargo no ha sido así", dice Antonio García.

Por eso, la APM ha convocado una huelga para el próximo 8 de octubre, para pedir lo mismo que exigieron hace seis meses, la modernización de la Justicia.

Una modernización que a fecha de hoy todavía no se ha llevado a cabo, aseguran desde la APM. Y por eso, dicen, quieren volver a paralizar los juzgados. "Porque queremos que el Ministerio se comprometa, ponga un calendario y sobre todo acredite que atiende a nuestras reivindicaciones", dice el portavoz de la APM. "Unas reivindicaciones que ya conoce todo el mundo", y que consisten principalmente en "la modernización de la justicia, formación para los trabajadores, más personal..." señala García. Unas reivindicaciones que, según el portavoz de la APM, aparecen reflejadas en el Documento Reivindicativo que el pasado mes de enero las asociaciones judiciales presentaron ante el Gobierno.

A ese documento es lo que quiere la APM que atienda el Gobierno, "porque aunque dicen que han hecho cosas, nuestras reivindicaciones no ha sido abordadas o se ha hecho mal", matiza el portavoz de la APM.

Aunque no cuentan con ningún apoyo (las otras tres asociaciones, Jueces para la Democracia (JPD), Francisco de Vitoria (FV) y Foro Judicial Independiente (FJI) han rechazado unirse) "respetamos su decisión, no vamos a decir nada, tendrán que ser ellos los que den las oportunas razones", y ya que "el Ministerio no ha puesto soluciones suficientes", la APM mantiene convocada la huelga para el próximo 8 de octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios