'Txeroki' confesó al comando Navarra que era uno de los autores materiales de Capbreton

  • Rubalcaba revela que el jefe militar de ETA presumió de que fue él quien sospechó de los dos jóvenes sentados en la mesa de la cafetería que más tarde fueron tiroteados

Comentarios 1

El jefe militar de ETA, Garikoitz Aspiazu Rubina, 'Txeroki', se confesó autor material del asesinato de dos guardias civiles en la localidad francesa de Capbreton el 1 de diciembre de 2007. Según reveló esta mañana el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, uno de los detenidos como miembro del comando Navarra afirmó ante la Policía que Aspiazu Rubina les había trasladado que él disparó contra los agentes Fernando Trapero y Raúl Bayón.

Hasta el momento, había trascendido que 'Txeroki' contó a Aurken Sola Campillo y Xabier Rey Ugarte que él estuvo en lugar de los hechos junto a otros "dos militantes de ETA" aquel 1 de diciembre. Los dos miembros del Navarra se trasladaron a Hendaya a mediados del pasado octubre para recibir un cursillo de armas y explosivos del propio 'Txeroki', en el transcurso del cual oyeron la confesión.

Si se confirma que 'Txeroki' fue uno de los autores materiales, aún quedaría por resolver qué otro etarra disparó contra los agentes, ya que fueron utilizadas dos municiones diferentes. Por el doble atentado fueron detenidos cuatro días después Saioa Sánchez y Asier Bengoa, aunque según fuentes de la lucha antiterrorista consultadas por Europa Press, sólo ella ha confesado que estuvo en Capbreton, sin mencionar que también disparara.

Además, 'Txeroki' dijo a los dos etarras del comando Navarra, según ha confesado uno de ellos, que fue él quien sospechó de que los dos jóvenes que se sentaban en la mesa de al lado de la cafetería podían ser miembros de las Fuerzas de Seguridad españolas, informaron fuentes jurídicas. Los etarras esperaron a los guardias fuera del establecimiento, comprobaron abriendo el maletero, que eran policías y les acribillaron.


Se investiga si es delito

Rubalcaba confirmó hoy que dos de los detenidos el martes pasado en Navarra han hablado a la Policía de la reunión con 'Txeroki' y de que éste les había contado cómo había sido el atentado y su implicación en él, aunque sólo uno de ellos ha dicho que el jefe militar de ETA precisó que él era el "asesino" de los guardias. El ministro del Interior remitió a ulteriores investigaciones para determinar si esa confesión "es cierta o no y por tantos i las cosas sucedieron cómo han dicho o no".

Consultado por los posibles objetivos que los detenidos en Navarra pudieran tener ya marcados en el momento de la operación policial, Rubalcaba dijo que se estudia en estos momentos el material informático incautado y que, si de ese análisis, se obtiene dicha información, se le trasladará a los afectados y luego, "si procede", se hará pública.

Atentado en Navarra

Por otra parte, el ministro admitió que algunas circunstancias del modus operandi del atentado en Pamplona, como la adquisión de un teléfono móvil a un delincuente común por parte de ETA, u otros, como el hecho de que el jefe militar de la banda imparta un cursillo a otros etarras muy cerca de la frontera y en un piso que había proporcionado una colaboradora del comando, son significativas. Sin embargo, este análisis, añadió, es el mismo que el que dijo lleva trasladando en los últimos años, en el sentido de que "se puede ser profesionalmente malo y un asesino implacable". "Cuanto más débil está uno, puede estar más tentado de hacer barbaridades", añadió.

Por último, Rubalcaba dijo que aún se desconoce el tipo y la cantidad de explosivo utilizado por ETA en el atentado de Pamplona que provocó heridas en más de 20 personas el pasado jueves. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios