Urkullu cree que ni PP ni PSOE reconocen la soberanía del Parlamento vasco

  • El presidente del PNV defiende una reforma del reglamento de la Cámara para que sea el Pleno y no la Mesa el que decida sobre la disolución de grupos.

Comentarios 9

Ante la que parece ser una inminente ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) y el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), el PNV quiso poner los puntos sobre las íes, dejando claro cuál será la postura del Gobierno vasco en el caso de que la Justicia obligue a la disolución de estos grupos políticos del Parlamento Vasco. El presidente de la formación nacionalista, Iñigo Urkullu, defendió que sea el Pleno y no la Mesa de la Cámara la que, a partir de ahora, decida sobre este tipo de cuestiones por lo que propuso una reforma del reglamento, al igual que lo hizo el tripartito. Asimismo, criticó tanto al PSE como al PP por haber aceptado la sentencia del Tribunal Supremo por la que se condenaba a varios parlamentarios vascos que en su día se negaron a disolver el grupo Sozialista Abertzaleak y aseguró que ambos partidos pretenden "disfrazar con la desobediencia a las sentencias judiciales sus propias vergüenzas, que son no reconocer que el Parlamento vasco es una institución soberana y de primera categoría". 

El Gobierno vasco no se amedrentará con sentencias como la decretada hace unos días por el Alto Tribunal, ya que, en el caso de que la justicia ordene al Parlamento autonómico a disolver el grupo parlamentario de PCTV, "por supuesto", actuarán igual que el ex presidente de la Cámara, Juan María Atutxa, hizo con Sozialista Abertzaleak, ya que no se trata de "una actuación de las personas, sino de una institución" que es "soberana" y que representa "la voluntad de los vascos", aseguró Urkullu. 

El líder del PNV recordó que "el Poder Legislativo, como es el Parlamento vasco, es quien tiene capacidad para autorregularse y autoorganizarse" y defendió que se realice una reforma del reglamento de la Cámara, planteada por el tripartito compuesto por su partido, EA y EB, para que sea el Pleno y no la Mesa del parlamento o la presidenta actual de la Cámara, Izaskun Bilbao, quienes decidan sobre la disolución de grupos parlamentarios.

Ante las críticas de PP y PSE a esta propuesta, Urkullu aseguró que ambos partidos quieren "esconder sus propias vergüenzas" porque "una iniciativa de este tipo" obliga a que "todos los grupos se tengan que retratar en lo que es el reconocimiento de una institución soberana o, por el contrario, el reconocimiento de que el Parlamento es una institución de segunda categoría". Sin embargo, el líder jeltzale lo tiene claro: "el planteamiento del PP y del PSE pretende disfrazar con la desobediencia a las sentencias judiciales sus propias vergüenzas, que son no reconocer que el Parlamento vasco es una institución soberana y de primera categoría". 

El máximo dirigente de la formación nacionalista negó que con la citada propuesta se intente "burlar a la Justicia" y se preguntó "qué de malo hay en que los propios parlamentarios que han decidido un reglamento del parlamento vasco vigente, sean quienes decidan". Asimismo, indicó ser "consciente" de que más de la mitad de los parlamentarios vascos podrían ser procesados y condenados en el caso de que la normativa prosperara y se decidiera no disolver a PCTV pese a una orden judicial que obligara a ello. Urkullu calificó la situación como una "perversión de la intromisión judicial en el mundo de la política parlamentaria". 

"¿A quién le cabe en la cabeza que una persona como el lehendakari y otros líderes políticos también vayan a estar en el banquillo de los acusados como consecuencia de la actuación de determinadas instancias de la Justicia absolutamente politizadas e ideologizadas?. Si esto ha sido posible, ¿por qué no lo va a ser que la mitad del Parlamento vasco esté condenado?", apuntó. 

Urkullu se reafirmó en su convicción de que la ilegalización no es la solución al conflicto, ya que "las consecuencias de una ilegalización de ANV, gestionada de manera interesada por la propia ANV, como también por el PP, el PSOE y por las altas instancias de la Justicia, puede provocar situaciones muy complicadas para personas que viven a ras de suelo, en primera línea de la acción política, de la convivencia con sus ciudadanos, personas que tienen que soportar toda una presión, como hasta ahora se viene soportando, pero va a ser una situación muy delicada y de difícil gestión".

También defendió el diálogo con ETA para la próxima legislatura y consideró "una incongruencia absoluta" con el Evangelio y "una intromisión" de las altas jerarquías de la Iglesia en política, que los obispos hayan emplazado a no votar a opciones políticas que defienden el diálogo con terroristas. Y es que Urkullu considera que "los obispos vascos viven más apegados a lo que es la realidad social de lo que parece que viven algunos obispos y cardenales españoles" porque "guardan más prudentemente la diferenciación de lo que es la libertad de pensamiento de quien conforme la Iglesia con respecto a la política". 

El presidente peneuvista recordó que él siempre ha defendido "que hay que hablar con todo el mundo, incluso con ETA", al igual que "con las guerrillas en Latinoamérica, Venezuela, Colombia o Bolivia", para las cuales "se convocan conferencias internacionales de paz en el Estado". Además aseguró que "hay quienes, desde la estructura jerárquica de la Iglesia, están más vinculados a lo que son los postulados que defiende el PP". 

más noticias de ESPAÑA Ir a la sección España »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios