Urkullu anuncia que pedirán la dimisión de cargos de ANV

  • El líder del PNV denuncia que "el linchamiento" que sufre su partido se debe a "la proximidad de las elecciones autonómicas", mientras el líder de los socialistas vascos, Patxi López, le exige actuar en Mondragón ya.

Después de ver cómo el pasado jueves en el Ayuntamiento de Mondragón y ayer en una rueda de prensa en San Sebastián ANV se niega a condenar el último comunicado de ETA, el PNV cumplirá con lo prometido y pedirá en las instituciones vascas la dimisión de todos los cargos de la formación abertzale. Así lo aseguró hoy el presidente el PNV, Iñigo Urkullu, que además denunció que "el linchamiento" que sufre su partido no tiene nada que ver con ETA o la no condena de ANV y que solo se debe a "la proximidad de las elecciones autonómicas". Por su parte, el líder del PSE, Patxi López, insistió en que lo primero que debe hacer el PNV es apoyar al resto de fuerzas para sacar a ANV y a su "indigna" alcaldesa del Ayuntamiento de Mondragón, con una moción de censura que se ha convertido en "un símbolo necesario para recuperar la dignidad democrática".

Urkullu aseguró que su formación pondrá en marcha, de inmediato, "los mecanismos" contra ANV pero explicó que su estrategia, que anunció el pasado miércoles es progresiva y busca "poner la pelota en el tejado de ANV". Así anunció que comenzará con mociones pidiendo la dimisión de sus cargos y en caso de que resulte "infructuoso", estará dispuesto al encuentro con el resto de partidos para impulsar "las iniciativas institucionales necesarias", sin excluir "la reprobación política o la moción de censura".

Una estrategia que el PNV dio a conocer tan solo un día después de negarse a apoyar una moción de censura contra la alcaldesa de Mondragón, Inocencia Galparsoro, promovida por el PSE después de que ésta se negara a condenar el asesinato de Isaías Carrasco a manos de ETA. Pero Urkullu aseguró que no ha habido "nunca" una decisión de la ejecutiva del PNV contra la moción de censura de Mondragón, sino que lo que hicieron fue un llamamiento al resto de fuerzas para realizar "una reflexión en profundidad sobre los pasos a dar" también en otros municipios para asegurar su gobernabilidad y propuso "un planteamiento gradual".

En este punto denunció "el linchamiento" al que ha sido sometido su partido por "la proximidad de las elecciones autonómicas" y en que ha sufrido "una avalancha, un alud por parte de los partidos políticos, de tertulianos, de comentaristas o de editorialistas". Y, aunque reconoció que el PNV no gestionó bien el asunto, Urkullu se negó a entrar "en conceptos de rectificación" y advirtió de que "la utilización" del caso de Mondragón puede abrir "una brecha" entre partidos "que redunde en la convivencia política".

Pero el PSE está decidido seguir insistiendo una y otra vez en el tema de Mondragón y no se dará por vencido hasta sacar a ANV del gobierno del municipio guipuzcoano que se ha convertido en "un símbolo necesario para recuperar la dignidad democrática". 

Así lo advirtió en su intervención ante el Comité Nacional de su partido Patxi López donde proclamó que Mondragón "es y será una exigencia permanente" en sus relaciones políticas porque "cuando triunfe la moción de censura, será cuando devolvamos la dignidad que los ciudadanos ese municipio demostraron en las elecciones generales, votando contra los que, desde el apoyo a la violencia, pedían la abstención en las urnas".

El secretario general de los socialistas vascos calificó de "incomprensible" que un partido de la trayectoria democrática del PNV no haya tenido "desde el principio el compromiso democrático y el coraje cívico" necesarios para unirse al resto de fuerzas para  "censurar el comportamiento indecente de una alcaldesa y de un partido, ANV, que han sido incapaces de condenar el asesinato de nuestro compañero Isaías". En todo caso, López reconoció que el PNV dio el miércoles un primer paso para rectificar su posición en este asunto", confió en que "muy pronto podremos echar democráticamente a la indigna alcaldesa de Mondragón". 

Y desde el PP prefieren tomarse el anuncio de Urkullu con cautela hasta ver en que se concretan esos "mecanismos" de los que habla el líder del PNV. En este sentido, el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, recordó al PNV de que la moción de censura contra los alcaldes de ANV es "el único instrumento lógico, razonable y aceptable en democracia para desalojar de las alcaldías a alcaldes que evidentemente no representan a los ciudadanos, sino que representan a ETA-Batasuna". En todo caso, Barreda recordó que el PP está dispuesto a apoyar "cualquier fórmula que signifique que haya un gobierno democrático al frente de cada una de esas instituciones y que ANV salga de las alcaldías".

También prudencia, aunque en otra clave, es la palabra que resume la postura de EB ante la nueva estrategia del PNV. La formación que lidera Javier Madrazo anunció que valorará y analizará caso por caso las mociones que promueva el PNV instando a los cargos de ANV a presentar su dimisión a medida que se vayan planteando. Idéntico planteamiento es que el se hacer Aralar que anunció que decidirá "en cada caso" si apoya o no las mociones de censura contra ANV y exigirá unos "valores mínimos éticos" ante la "conculcación de todos los derechos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios