Venezuela expulsa al embajador español y lo acusa de "injerencias"

  • Caracas acusa a Rajoy de recibir "infames instrucciones" de Trump y de "secuestrar el derecho a decidir" en Cataluña. El Gobierno español responderá con "medidas de reciprocidad proporcionadas".

Comentarios 6

El Gobierno de Venezuela ha declarado persona non grata al embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, por las "continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos" del país sudamericano, según un comunicado del Ministerio de Exteriores venezolano.

Caracas ya había llamado el miércoles a consultas a su embajador en Madrid como represalia por el último paquete de sanciones adoptado por la UE y este jueves ha ido un paso más allá consumando la expulsión del representante diplomático español, declarado persona non grata "a partir de la presente fecha".

El Gobierno de Nicolás Maduro ha recordado la visita que el presidente español, Mariano Rajoy, realizó en septiembre de 2017 a Estados Unidos y en la que, según Caracas, accedió a "recibir infames instrucciones y someterse a sus designios con respecto a Venezuela, comprometiéndose a asumir el liderazgo de la conspiración en Europa".

Dichas órdenes se habrían traducido en los "ataques" de la UE contra la "soberanía e independencia" del pueblo venezolano. Según Venezuela, Rajoy accedió a las peticiones del presidente estadounidense, Donald Trump, "a cambio de inconfesables beneficios políticos y económicos para provecho particular de una parte de la cúpula que gobierna España".

Alusiones a Cataluña

El Ministerio venezolano ha aludido a unas recientes palabras de Rajoy en las que el presidente español dice desear para los venezolanos "lo mismo que para los españoles". "Lamentablemente, el Reino de España es uno de los países más desiguales de Europa", ha añadido Caracas en su nota.

Así, ha denunciado los "incontables" desahucios de viviendas, las "alarmantes" tasas de paro, los "escandalosos" casos de corrupción" y las medidas para "secuestrar el derecho a decidir del pueblo de Cataluña". En relación al desafío independentista catalán, el Gobierno venezolano ha criticado "la judicialización de la política para perseguir y encarcelar a quienes difieran de la posición oficial, cerrando cualquier opción de diálogo civilizada con sus adversarios". 

"El pueblo venezolano afortunadamente no tiene que sufrir las secuelas de semejantes políticas de Estado", ha apostillado el Ministerio que dirige Jorge Arreaza, que ha presumido en cambio de las inversiones sociales aplicadas por Maduro y de las investigaciones por corrupción abiertas "sin reparar en cargos, apellidos o militancia".

"En nuestro país, el derecho a decidir se ejerce constantemente, sin obstáculos, con altos niveles de participación, mediante un seguro y transparente sistema electoral automatizado", ha alegado.

El Gobierno de Venezuela ha prometido "seguir alzando la voz y tomando acciones concretas para defender los derechos fundamentales y la sagrada independencia", que fue conquistada a través de "un complejo proceso de liberación que culminó con la expulsión definitiva de las fuerzas invasoras imperiales hace casi doscientos años".

En este sentido, ha advertido de que no aceptará la intromisión de "gobiernos subordinados con desesperante nostalgia colonial".

España responderá con "medidas proporcionadas"

Ante esto, el Gobierno español ha dicho que responderá tomando "medidas de reciprocidad proporcionadas", según ha avanzado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, en declaraciones a los medios en Davos (Suiza).

Dastis no ha precisado en qué consistirán esas medidas y solo ha adelantado que este viernes llevará al Consejo de Ministros un informe con "diversas alternativas". "Vamos a tratar de actuar con proporcionalidad pero tenemos que aplicar el principio de reciprocidad, que es muy útil en las relaciones diplomáticas", ha dicho.

El ministro ha defendido que el Gobierno español siempre intenta actuar con proporcionalidad, aunque eso es algo que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, "no conoce". Con todo, sin dar por rotos todos los puentes, ha dicho que el Gobierno seguirá intentando "ayudar a acabar con la situación lamentable en que se encuentra el pueblo venezolano" por "todas las vías que se pueda". "Lamentamos la declaración de persona non grata y rechazamos las acusaciones de injerencia, lo único que hemos tratado desde el principio es ayudar al proceso", ha manifestado, en alusión a las distintas fases de diálogo abiertas entre Gobierno y oposición.

De hecho, ha explicado que acababa de participar en Davos en un debate sobre Venezuela en el que el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, ha pedido "fe en el diálogo". El ministro español ha respondido que "la fe está muy bien, pero tiene que venir acompañada de buenas obras". "Necesitamos que el Gobierno no se limite a hacer promesas, sino que las cumpla", ha resumido.

Por eso, ha afirmado que, si bien el Gobierno seguirá apoyando el diálogo y espera que dé resultados, "naturalmente", es "escéptico" sobre esa posibilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios