Zapatero pide a Rouco equidad y respeto a las exhumaciones

  • El presidente del Gobierno recuerda a la Iglesia que la canonización de muertos en la Guerra Civil ha sido respetada "por ciudadanos de todos los colores"

Las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, acerca de que las exhumaciones de fosas de asesinados en la Guerra Civil dañan la concordia social, fueron contestadas ayer tanto por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como por el portavoz parlamentario del PSOE, José Antonio Alonso. El primero pidió "el mismo respeto para las exhumaciones que para las canonizaciones" y el segundo dijo que para cerrar bien las heridas de la Guerra Civil era preciso enterrar dignamente a quienes lo están en fosas comunes de forma anónima.

Zapatero subrayó que de igual manera que han sido respetados los procesos de canonización de mártires de la Iglesia Católica durante la Guerra Civil, se respete el derecho a localizar y exhumar los cadáveres de las víctimas del franquismo, y todo ello "por un principio equitativo, de sentido común y de sentimiento de compatriotas". El jefe el Ejecutivo indicó que las canonizaciones han sido respetadas "por todos los ciudadanos de todos los colores en ese espíritu de reconciliación", y advirtió que esa misma actitud debe prevalecer ante la petición de quienes buscan a sus seres queridos. "Ése es el espíritu profundo de la reconciliación: respetar que lo que fue aquel drama, aquella tragedia histórica para todos los españoles, sea asumido por cada uno de ellos", dijo Zapatero en La Moncloa junto al presidente de Panamá, Martín Torrijos.

Alonso también rebatió la mención al olvido realizada por Rouco -"a veces es necesario saber olvidar", dijo- para alcanzar "una auténtica y sana purificación de la memoria". Por contra, el portavoz socialista señaló que esa etapa de nuestra historia "tiene que ser cerrada entre todos mediante el recuerdo y la pacificación de una cuestión que sigue siendo sensible para amplios sectores de la sociedad española".

Los grupos parlamentarios del PSOE, el PP y CiU coincidieron ayer en rechazar que el Pleno del Congreso admitiese a trámite la proposición de ley planteada por ERC para reformar la Ley de Memoria Histórica, una propuesta que sí contó con el apoyo del PNV, el BNG y Nafarroa Bai. Durante el debate, los grupos minoritarios coincidieron en reprochar al Ejecutivo su tardanza en aprobar los reglamentos que desarrollan la norma que fue aprobada hace casi un año.

En su intervención el diputado de ERC Joan Tardà comparó el reciclaje del nazismo que se hizo en Alemania con la situación de España respecto al franquismo. "¿Conciben en el Parlamento alemán una sala dedicada a un jerarca nazi, que desfile un representante de la Legión Cóndor, una Alemania con la cruz gamada en los edificios públicos porque son patrimonio histórico?", preguntó el portavoz de la formación republicana al hemiciclo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios