Zapatero advierte al PP que primero necesita un proyecto y luego un líder

  • El presidente del Gobierno avisa a Ibarretxe de que no va tolerar "aventuras" soberanistas y se niega a revelar si se pagó un rescate por el barco secuestrado

La cita de anoche ante las cámaras bajo el fuego más o menos amigo de varios periodistas era relajada. José Luis Rodríguez Zapatero acaba de ser investido presidente del Gobierno para un segundo mandato. Ni rastro de la tensión de esos duelos con Mariano Rajoy en plena campaña electoral de las recientes elecciones generales. El pescado de los votos ya está vendido y él se llevó el gato al agua el 9 de marzo. Para colmo, puede asistir complacido a las luchas cainitas del PP, que, a juicio del líder socialista, evidencian una falta de proyecto político.

Según Zapatero, "cuando un partido tiene un proyecto político que cohesiona y marca un rumbo de país, el liderazgo es espontáneo, natural, emerge". A su juicio, "lo que precede al liderazgo no es un nombre y un apellido, sino un proyecto para el país".

En su primera entrevista televisada tras la victoria electoral del 9 de marzo, Zapatero repasó anoche en el programa de TVE 59 segundos diversos asuntos de actualidad, como la lucha antiterrorista, las penurias de la economía, la desesperante lentitud de la justicia, el secuestro del Playa de Bakio, el levantamiento de la restricción de consumo del aceite de girasol o su decidida apuesta por la igualdad, donde brilla con luz propia esa mujer en avanzado estado de gestación al mando de las Fuerzas Armadas.

La discreción del Gobierno alrededor de los pormenores de la liberación de los 13 marineros españoles que estuvieron seis días secuestrados por piratas en aguas somalíes siguió ayer en volandas de los gobernantes y arruinó cualquier posibilidad de arrancarle un buen titular al jefe del Ejecutivo, que se encogió de hombros cuando le preguntaron si se había pagado un rescate -tal como apuntan las autoridades somalíes- y se limitó a glosar los "esfuerzos diplomáticos" para que haya un "final positivo". Zapatero aseguró que no le preocupan las críticas del PP, sino que las familias de los tripulantes puedan estar "mañana o pasado" con sus seres queridos, y avanzó que los ministros Moratinos y Espinosa comparecerán en el Congreso para dar "todas las explicaciones".

El presidente del Gobierno reiteró que no se reeditará en modo alguno la negociación con ETA y mostró su confianza en alcanzar "cierto entendimiento" con el PP en materia antiterrorista. Sobre el pulso soberanista que se tare entre manos el lehendakari, Zapatero advirtió a Ibarretxe que "diálogo, sí; aventuras, nunca", al tiempo que le recordó que su proyecto, referéndum incluido, se está desfondando y pierde gas entre la ciudadanía vasca.

Zapatero siguió negándose a hablar de crisis económica y auguró que "los precios van a empezar a bajar ya, poco a poco", tal como la polémica sobre la retirada del aceite de girasol. "Es mejor que me critiquen por exceso de precaución".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios