Zapatero pide apoyo para alcanzar un pacto antiterrorista con todos los grupos

  • Rajoy exige la reedición del Pacto Antiterrorista porque no todas las fuerzas "desean que el final de ETA sea una derrota".

Comentarios 4

Un pacto de Estado para luchar contra ETA que incluya a "todos los grupos" parlamentarios. Este será uno de los empeños fundamentales del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que buscará así sacar el terrorismo de la lucha partidista articulando "una estrategia antiterrorista compartida por todos los grupos de la Cámara". Pero lo que quiere el PP no es otra cosa que una reedición del Pacto Antiterrorista y si el resto de fuerzas políticas quieren sumarse a PP y PSOE serán bienvenidos. Pero la diferencia, señaló Mariano Rajoy, es que "todos los grupos son partidarios de acabar con ETA y con sus crímenes" pero no todos "desean que el final de ETA sea una derrota".

No fue hasta la mitad de su discurso cuando Zapatero hizo referencia a la política antiterrorista, a la que dedicó cuatro minutos escasos. Lo hizo, en primer lugar, recordando que en su "idea de España" caben todas las "ideologías imaginables" y "todas las identidades", pero lo que no cabe es el recurso a la coacción y al crimen para defender ninguna idea ni ninguna identidad". El líder socialista señaló que "gracias a la tenacidad de la democracia en estos treinta años" ETA está ahora "más débil que nunca", aunque tenga capacidad de matar, como demostró hace un mes con el asesinato del ex concejal socialista Isaías Carrasco en Mondragón.

En este punto, Zapatero tuvo un recuerdo para las otras cuatro víctimas de ETA durante esta legislatura: Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, los ciudadanos ecuatorianos asesinados el 30 de diciembre de 2006 en la T-4 de Barajas, y Fernando Trapero y Carlos Alonso Palate, los dos guardias civiles acribillados el 1 de diciembre de 2007 en la localidad francesa de Capbreton. "Todos ellos merecen nuestro homenaje al igual que el resto de las víctimas del terrorismo", proclamó Zapatero que fue interrumpido por los aplausos del hemiciclo.

"En este momento solemne -continuó- quiero agradecer la entrega y dedicación de jueces, fiscales, policías, guardias civiles y la cooperación decisiva de Francia" en la lucha contra ETA. Una vez más, Zapatero aseguró que todos estos esfuerzos unidos hacen que estemos "más cerca del final de ETA" aunque advirtió que, evidentemente, "no lo hemos logrado todavía". Y, tras romper la última tregua y hacer fracasar el proceso la banda terrorista ha decidido "continuar con su brutal historia" y ha desaprovechado "las oportunidades" que le ha ofrecido la democracia "sin renunciar ni a uno solo de sus principios ni a una sola de sus reglas" para hacer "más negro aun su destino".

Un destino que no es otro que, proclamó, "poner fin a su barbarie criminal definitiva e incondicionalmente". Y "confirmada la voluntad de ETA" ahora son las fuerzas democráticas "debemos reafirmar la nuestra", apuntó Zapatero que, tras agradecer "el apoyo que las fuerzas políticas parlamentarias dispensaron al Gobierno en la pasada Legislatura" a la hora de afrontar el malogrado proceso, lo reclamo ahora para "diseñar una estrategia antiterrorista compartida por todos los grupos de la Cámara". "Insisto, quiero que sea de todos los grupos", sentenció.

Al final de su discurso, y haciendo resumen de su intervención de los pactos que propone, Zapatero volvió hablar de su empeño "en alcanzar un compromiso democrático contra el terrorismo que podamos compartir e impulsar todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria y en el que los ciudadanos puedan verse colectivamente reflejados y amparados".

Pero ante el llamamiento de Zapatero para alcanzar un gran pacto de Estado contra ETA que sume a todas las fuerzas, Rajoy respondió que para que un pacto en materia antiterrorista pueda ser calificado de pacto de Estado debe necesariamente poner de acuerdo a PSOE y PP, que suman el noventa y dos por ciento de los diputados, con independencia de lo que hagan el resto de formaciones.

"Los pactos de Estado deben ser acuerdos entre ustedes y nosotros en todo caso. Y si después se suman otros, mejor", afirmó Rajoy que recordó que "así sucedió cuando a iniciativa suya, acordamos el Pacto por las Libertades y contra el terrorismo" en el año 2000, un acuerdo que Rajoy acusó de "enterrar" a Zapatero para "tener las manos libres" a la hora de negociar con ETA.

Y es que, apuntó Rajoy, si bien es cierto que "todos los grupos de esta Cámara son partidarios de acabar con ETA y con sus crímenes", algunos, como el PP desean "la derrota de ETA mientras que otros no desean, en absoluto, que el final de ETA sea una derrota". "Algunos, en el fondo, no quieren ver derrotadas sus pretensiones", sentenció.

Además, en su primera intervención Rajoy acusó a Zapatero de "falta de claridad" sobre el terrorismo, "una amenaza muy seria, agravada por una cadena de errores que no ha tenido más remedio usted que empezar a rectificar". "Espero sus rectificaciones para que podamos entendernos", proclamó Rajoy que aseguró estar "predispuesto a ello" ya que, dijo, no se ha "movido de los postulados del Pacto Antiterrorista" y cualquier acuerdo "que vaya en la misma dirección" contará con su apoyo.

En su turno de réplica, Zapatero aprovechó para recordar que el gran pacto de Estado es el Pacto Constitucional en el que, subrayó, "afortunadamente" estuvieron otras fuerzas políticas al margen de socialistas y populares. Y, si bien es cierto que reconoció que las fuerzas mayoritarias tienen una especial responsabilidad de llegar a acuerdos entre ellos, también la tienen para "procurar que esos acuerdos sean lo más incluyentes posibles atendiendo a las identidades diversas que conforman el pacto constitucional y España".

Y en cuanto a la rectificación que le pidió Rajoy, Zapatero apostó por hacer borrón y cuenta nueva porque lo que ahora le interesa a los españoles es saber que "en política antiterrorista vamos a llevar una estrategia compartida en defienda de los valores del orden constitucional poniendo todos los medios al alcance para terminar con ETA" que, insistió "solo tiene una expectativa: el abandono definitivo de la violencia incondicionalmente".

"La democracia ya ha ganado a ETA y ahora sólo se trata de saber cuÁndo pone fin a la barbarie del terrorismo y para eso les convoco", proclamó Zapatero que anunció su intención de reunirse con Rajoy, y con el resto de líderes de las fuerzas parlamentarias para tratar la estrategia contra ETA. "Y estoy plenamente convencido de que su actitud será la de escuchar y aportar", apuntó Zapatero que mostró su deseo de que "todos estemos a la altura de nuestra responsabilidad" y aseguró que, por su parte si tiene que "corregir cosas" está dispuesto a "corregir y a mejorar".

En su contrarréplica, Rajoy acusó a Zapatero de manipular sus palabras y aclaró que lo que quiso decir que "en los pactos de Estado mejor que estén todos, pero no puede haber pacto de Estado si falta ese partido o ese partido (en referencia a PP y PSOE)". Y para zanjar el tema insistió una vez más en que el pacto que él quiere es simple y llanamente para "derrotar a ETA" y para demostrarlo recordó que "cuando alguien quiere echar a la alcaldesa de Mondragón, como quiere usted yo digo que sí, sin esperar nada a cambio".

En su intervención final del cara a cara con Rajoy, Zapatero se limitó a recordar la "ejemplar" trayectoria del PSOE en la oposición en materia antiterrorista apoyando al Gobierno, pero señaló que lo que más le interesa es que "cuando en las próximas semanas" tenga su reunión con Rajoy "pesen más las ganas de futuro y de acabar con el terrorismo que los reproches del pasado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios