Zaplana abandona la política

  • El ex portavoz del PP se marcha "con la satisfacción del deber cumplido" y ficha como delegado de Telefónica para Europa · No desvela si su adiós es definitivo pero dice que "se ha acabado una etapa"

Había anunciado su disposición a continuar con su tarea política como "diputado raso o de pie" pero una oferta atractiva de una de las principales multinacionales internacionales se ha cruzado en su destino. El ex portavoz parlamentario popular, ex ministro y ex presidente valenciano, Eduardo Zaplana, renuncia a su escaño por Madrid para convertirse en el flamante delegado de Telefónica para Europa, con una remuneración millonaria. Le sustituirá la mano derecha del diputado Astarloa, María Eugenia Carballedo.

Horas antes de que la empresa presidida por Cesar Alierta, del que dependerá directamente, comunicara su fichaje, Zaplana telefoneó a su líder, Mariano Rajoy -que presidía la reunión de su grupo- para comunicarle su decisión, saludada igualmente en los pasillos de la Cámara por afínes y detractores. La noticia coincidió con el día en el que Rajoy anunciaba los nombres de los nuevos portavoces sectoriales.

Antes de abandonar el Congreso, Zaplana se despidió de los medios con un doble mensaje: termina una etapa y su dedicación al partido es incuestionable.

"Ha acabado una etapa", dijo gráficamente al recordar que cada una de las labores que ha desarrollado en el PP las ha cumplido "francamente bien". El ex portavoz recordó que ya antes de las elecciones reconoció que, en caso de derrota, no tendría sentido su continuidad en el cargo y que, por ello, decidió tras el 9-M convertirse en diputado "raso". Perdidas las elecciones, optó por pasar voluntariamente a una segunda fila y rechazó las ofertas "generosas" que la dirección del PP le ofreció. "Después ha llegado esta oferta y creo que es lo mejor para mí, para el partido, para este momento político y por eso he aceptado", dijo.

Enfatizó también que "el esfuerzo que he hecho por este partido es notable y que todos los encargos los he resuelto satisfactoriamente". "Nadie podrá decir que yo le he fallado", dijo. Fuentes de su entorno dicen que se va para no "entorpecer" el proceso abierto en su partido tras el 9-M.

Preguntado sobre si su retirada es definitiva, Zaplana insistió en que "no hay nadie que pueda asegurar con rotundidad que va a pasar en cuatro años". Eso sí, como compromisario nato, acudirá al XVI Congreso Nacional de junio que los populares celebraran en Valencia para revalidar o no el liderazgo de Rajoy. Su jefe de filas dijo que ha sido un "extraordinario portavoz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios