Un grapo acusado del secuestro de Cordón dice que Aznar les pidió negociar

  • La hija del empresario desaparecido en 1995 pide saber dónde están sus restos

Los tres miembros de los Grapo acusados del secuestro y desaparición del empresario zaragozano Publio Cordón en 1995 negaron ayer, en el inicio del juicio por esta causa, cualquier tipo de relación con los hechos que se les imputan. Sin embargo, uno de ellos desveló en su declaración que el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, contactó con la banda para propiciar "el inicio de una negociación política". Poco después de iniciarse la vista, la hija del empresario, María Cordón, exigió a los acusados que digan dónde están los restos de su padre para "enterrarlo 13 años después".

El juicio iniciado en la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional albergó las declaraciones del comando que supuestamente perpetró el secuestro, aunque algunos acudieron como testigos porque ya han sido condenados por estos hechos. Todos coincidieron en reconocer su adhesión a los Grapo, pero negaron su relación con el secuestro del empresario. Exactamente eso hicieron los tres acusados: Fernando Silva Sande, supuesto dirigente de la banda; Manuel Pérez, líder del Partido Comunista de España Reconstituido -PCE(r)-, brazo político de la banda; y su compañera sentimental, Isabel Llaquet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios