Mas admite que negocia con el Gobierno una mejora de la financiación

  • El presidente catalán ha pedido ayuda al PSC para convencer al PSOE y mitigar los intereses de Andalucía, que son, ha dicho, "opuestos" a los de Cataluña.

Comentarios 11

El presidente catalán, Artur Mas, ha admitido por primera vez que negocia con el Gobierno una mejora de la financiación y ha pedido ayuda al PSC para convencer al PSOE y mitigar los intereses de Andalucía, que son, ha dicho, "opuestos" a los de Cataluña. El debate sobre el derecho a decidir ha pasado casi de puntillas en la sesión de control del Parlamento catalán, en donde Mas ha justificado la imposibilidad de llevar a cabo ahora uno de sus acuerdos de gobernabilidad con ERC, crear un banco público catalán, debido a la falta de capital por parte de la Generalitat.

Mas se ha centrado en cuestiones del día a día, como la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica, un asunto por el que le ha preguntado el primer secretario del PSC, Pere Navarro, sabedor de que hay contactos sobre este tema entre los gobierno central y catalán. Después de que desde el Govern se haya dicho que el pacto fiscal está superado porque ahora lo que toca es lograr una consulta de autodeterminación, Mas ha admitido los contactos con el Gobierno y ha recordado a Navarro que este tema se abordó también en la reciente reunión que mantuvieron ambos en Madrid con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"Veremos qué resultado tendrán esas conversaciones y qué posición tendrá el PSOE a nivel estatal y si es o no favorable a Cataluña", ha afirmado Mas, que ha pedido ayuda al PSC para que fuerce en el PSOE una posición favorable a los intereses catalanes. En este sentido, ha añadido: "Me gustaría saber cuál es la posición de la Junta de Andalucía sobre este tema, porque cuando he hablado con José Antonio Griñán -presidente de Andalucía y del PSOE- resulta que los intereses son muy opuestos a los de Cataluña".

En el terreno soberanista y ante las críticas de Ciutadans por el reciente viaje de Mas a Bruselas, el jefe del ejecutivo catalán ha defendido una interlocución directa de la Generalitat con las instituciones comunitarias, y ha subrayado: "Cataluña no es un pueblo ni inferior ni menor a los otros". Mas ha recordado que en Bruselas ondean 27 banderas, mientras que unos años atrás "eran menos", lo que quiere decir, a su juicio, "que se puede tener una Unión Europea y al mismo tiempo respetar el derecho a decidir de los pueblos". El líder de CiU se ha enfrentado también con el PPC, después de que este partido, como el PSC y Ciutadans, le hayan recriminado que Cataluña sea la única autonomía que no tiene aprobados sus presupuestos. El presidente catalán ha asegurado que, actualmente, tiene una mejor relación con "algunos ministerios" que con el PPC, instalado en la "bronca permanente".

Mientras el debate soberanista disminuía en el Parlament, ERC ha mantenido el pulso en el Congreso de los Diputados. El portavoz de Esquerra en la Cámara Baja, Alfred Bosch, ha avisado al Gobierno de que puede acabar "en el banquillo" del tribunal internacional de La Haya por "la guerra sucia" que, según su criterio, está desarrollando para obstaculizar el proceso soberanista en Cataluña. Bosch ha lanzado este mensaje durante su interpelación sobre el respeto a los valores democráticos por parte del Gobierno en el proceso soberanista de Cataluña, a la que ha contestado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. Montoro ha replicado que si ERC piensa que en España hay un Gobierno que no respeta las leyes "existen procedimientos judiciales contemplados" y se ha quejado de que Bosch pretenda "ensuciar" los procesos electorales aduciendo que el Estado ha utilizado instrumentos ilegítimos.

El ministro ha opinado que la posición política de ERC supera "con toda claridad los límites de la Constitución", si bien ha considerado que puede defender legítimamente "todo lo que quiera" siempre que lo haga respetando las instituciones que hay en España y de acuerdo con la principal ley, que es la Constitución, que el pueblo catalán -ha recordado- votó mayoritariamente en 1978.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios