La campaña pasa el ecuador sin pena ni gloria

La campaña electoral para los comicios europeos del 25 de mayo cruzó ayer su ecuador después de una semana en la que los partidos han intentado captar el voto apelando a la herencia recibida y a la buena gestión del Gobierno, en el caso del PP, y al recorte de los derechos sociales, en el del PSOE.

No obstante, la campaña no ha sido todo lo tranquila que se hubiera deseado. Ya el primer día, el 9 de mayo, se vio empañada por un accidente de tráfico en Badajoz que costó la vida a cinco niños de entre 12 y 15 de un equipo de fútbol, y esta semana los partidos suspendieron sus actos el lunes por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León.

La conmoción y la solidaridad con los populares tras este crimen llevó también a aplazar el primer debate televisado entre los candidatos de PP y PSOE, Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, que finalmente se enfrentaron el jueves en el que será su único cara a cara en televisión durante la campaña electoral.

Hasta ahora los partidos se han centrado en los mensajes esperados: la herencia recibida y la recuperación económica -dos temas que no han parado repetir el candidato del PP y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy-, y los recortes sociales y de derechos que no dejan de denunciar Valenciano y el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Frente a los discursos de PP y PSOE, otros partidos como la Izquierda Plural o UPyD lamentan que se intente desincentivar al electorado sugiriendo, como hacen Rajoy y Cañete, la inutilidad de votar a los partidos pequeños e intentan convencer de que populares y socialistas son lo mismo.

En ese contexto ha surgido también el debate sobre un posible acuerdo para un Gobierno de concentración entre PP y PSOE. Un escenario que, según el líder de IU, Cayo Lara, "pone la carne de gallina".

En la campaña se ha colado también el debate sobre el desafío soberanista en Cataluña, tema que no eludió en su visita a España el candidato del Partido Popular Europeo a presidir la Comisión Europea, Jean Claude-Juncker, quien en un acto con Rajoy, aprovechó para advertir que Europa no necesita más Estados pequeños y que es momento de unir y no de separar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios