El comando Nafarroa tenía civiles entre sus objetivos

  • Rubalcaba revela que los detenidos tenían datos sobre agentes de todos los cuerpos policiales que trabajan en Navarra.

Comentarios 6

Poco a poco se van conociendo más detalles sobre los planes y movimientos del reconstruido y ya desarticulado comando Nafarroa. Si ayer el auto en el que el juez Grande-Marlaska decretaba prisión incondicional para los cuatro detenidos el martes de la semana pasada confirmó que dos de ellos se reunieron en Francia con el jefe militar de ETA, Garikoitz Aspiazu, alias 'Txeroki', hoy fue el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el que señaló que entre los objetivos contra los que tenía previos actuar el comando Nafarroa había "civiles". Además, el ministro aseguró que tenían datos sobre todos los cuerpos policiales que trabajan en Navarra.

Durante una rueda de prensa conjunta con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, con motivo de la firma de un protocolo de cooperación entre Interior y el Gobierno autonómico en materia de seguridad, Rubalcaba reveló nuevos detalles sobre el comando Nafarroa que, según señaló, tenía entre sus objetivos a todos los cuerpos y fuerzas de seguridad que trabajan en Navarra en "todos los niveles". Es decir, policías locales, autonómicos y agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Los cuatro terroristas detenidos la semana pasada tenían también en su lista datos de objetivos que el ministro de Interior calificó de "civiles" de los que no quiso dar más datos por respeto a los propios afectados. "Tienen nombres y apellidos, caras y ojos y seguro que no les gusta en absoluto salir en los periódicos", se limitó a contestar el ministro, que aseguró que los detenidos -Aurken Sola Campillo, Xabier Rey Urmeneta, Sergio Boada Espoz y Araitz Amatria Jiménez- estaban "listos y dispuestos" para actuar lo que demuestra, tal y como dijo, que la desarticulación del 'comando Nafarroa' fue "una actuación preventiva" con la que se ha conseguido evitar "mucho dolor y mucho sufrimiento". 

De hecho, en su auto el juez Grande-Marlaska aseguro que en el momento de su detención los terroristas disponían de "dos revólveres y munición, varios temporizadores, pentrita, cordón detonante, polvo de aluminio, nitrato amónico, una sustancia que podría ser nitrometano, sistemas 'lapa' y abundante material informático". Un auto en el que también confirmó que dos de los arrestados el presunto líder del comando, Aurken Sola, y su lugarteniente, Xabier Rey, se reunieron en Francia con 'Txeroki'. 

El encuentro, según informaciones de TVE, se celebró a plena luz del día y a cara descubierta en un puesto de la Cruz Roja cerca de la playa de la localidad francesa de Hendaya, junto a la frontera española, y en el que el jefe de los comandos les instruyó "en el uso de armas y elaboración de explosivos" y les reveló que él fue uno de los asesinos de los dos guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en la localidad francesa de Capbreton el 1 de diciembre de 2007.  

"Efectivamente hemos evitado mucho dolor y mucho sufrimiento porque es verdad que tenían algunos objetivos concretos", insistió Rubalcaba, que también se refirió brevemente al comunicado emitido ayer por ETA en el que la banda reivindicó los últimos diez atentados incluido el coche-bomba en la Universidad de Navarra y amenazaba con nuevas acciones para obligar al Gobierno a "volver a sentarse" y abrir un nuevo proceso de negociación.

Tras señalar que, como es su costumbre, nunca comenta los comunicados de la banda terrorista porque la única respuesta que cabe ante las amenazas de los terroristas es la policial que se da a través de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, sí quiso dejar claro que "es obvio" que no se producirá un nuevo proceso de negociación con ETA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios