El consejero catalán de Justicia no ve posible la consulta sin acuerdo con el Gobierno

  • ERC no acepta que se retrase el referéndum y ve legítima una declaración unilateral de independencia por parte del Parlamento catalán.

Comentarios 6

El consejero catalán de Justicia, Germá Gordó, ha afirmado que no ve posible una consulta de independencia sin acuerdo con el Gobierno central y ha apelado a no ir "acelerados" en el proceso, ya que el pacto con ERC permite aplazar el calendario para la convocatoria del referéndum. "No tenemos que ir todos acelerados ni nerviosos", ha pedido el consejero de Justicia, en una conferencia pronunciada en el Foro Europa Tribuna Catalunya, ante una audiencia formada por empresarios y personas vinculadas al mundo de la administración de justicia, en la que ha hecho continuos llamamientos al diálogo.

Gordó ha recordado que una consulta de autodeterminación sólo sería posible en el marco de un acuerdo con el Estado: "No acabo de ver otra manera, se me hace difícil verla", ha añadido, si el Gobierno está dispuesto a acudir al Tribunal Constitucional para impedirla. En ese sentido, ha insistido en que el gobierno de CiU "tiene la obligación de trabajar para organizar la consulta", pero también ha recordado que el acuerdo con ERC que permitió la investidura de Artur Mas permite modificar el calendario para ese hipotético referéndum, en un principio fijado para el año próximo.

En opinión de Gordó, en estos momentos "parece difícil" un acuerdo con el Gobierno central en ese asunto, dado que "los puntos de partida" están muy alejados y no se ve "un punto de encuentro" posible en perspectiva. "Ahora todos partimos de determinados marcos conceptuales", ha sostenido el consejero de Justicia, que cree que para alcanzar un acuerdo es necesario que ambas partes "busquen otros marcos" desde los que entenderse. El consejero, sin embargo, se ha mostrado convencido de que existe "espacio suficiente para llegar a un acuerdo para hacer la consulta" y ha animado a no dejarse llevar por las dificultades, porque la obligación del Ejecutivo catalán es "seguir con el diálogo en Cataluña y con el Gobierno del Estado". "El diálogo es absolutamente básico", ha retirado Germá Gordó, que, a preguntas de uno de los asistentes a la conferencia ha lamentado que "ojalá" el Gobierno hubiera ofrecido un acuerdo en materia financiera a Cataluña, pero "ni siquiera eso".

Consultado sobre si cree que hay una guerra sucia orquestada por el Estado para frenar el proceso soberanista en Cataluña, Gordó ha mantenido que, como punto de partida, un consejero debería creer que no existe, pero, ha añadido: "Yo también tengo los pies en el suelo". En esa línea, ha precisado: "No hay ninguna prueba (de esa guerra sucia), pero sí muchos indicios".

En el turno de preguntas, el consejero se ha referido a la dimisión del Fiscal Superior de Justicia de Cataluña, Martín Rodríguez Sol, por defender una consulta legal, y ha afirmado que sus declaraciones demuestran que "conoce la realidad catalana, sabe que la consulta debe hacerse" y que es "posible" jurídicamente. Para Gordó, la reacción contra Rodríguez Sol, al que la Fiscalía General abrió un expediente para destituirlo, "no fue oportuna en Madrid", tras lo que se ha mostrado esperanzado en que la persona que lo releve tenga "los tres requisitos" que cumplía el dimitido: honradez, profesionalidad y conocimiento de la realidad catalana.

Al consejero se le ha preguntado asimismo por la corrupción y sobre si cree que es suficiente la decisión de Oriol Pujol de delegar sus funciones a raíz de su imputación, ante lo que Gordó ha defendido que los partidos e instituciones catalanas están "haciendo lo necesario", como lo demuestra la "exitosa" cumbre convocada por el presidente catalán, Artur Mas. Para Gordó, sin embargo, las medidas adoptadas contra la corrupción "seguramente han llegado un poco tarde" y, "desde la autocrítica", ha apostado por extenderlas al resto de la sociedad.

ERC no acepta que se retrase la consulta y ve legítima una declaración unilateral

ERC considera que la prioridad debe seguir siendo que se celebre una consulta de autodeterminación y avisa que con el "escenario" actual hay que pensar en adelantarla y no en retrasarla, si bien también ve "legítima" una declaración unilateral de independencia por parte del Parlamento catalán. Según ha indicado en una rueda de prensa la portavoz de ERC, Anna Simó, después de la reunión de la comisión permanente de su partido, Esquerra espera que ciertas declaraciones realizadas en los últimos días por dirigentes de CiU no impliquen la posibilidad de que a algunos de ellos ya les "tiemblan las piernas" y ello provoque que pidan retrasar el proceso soberanista.

Lejos de compartir la opinión expresada por Germá Gordó, en el sentido de que la consulta solo puede hacerse si cuenta con la aprobación del Gobierno español, ERC considera que debe hacerse "sí o sí" tal y como prometió el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Después de apuntar que "el escenario" actual de una Generalitat asfixiada financieramente y la falta de voluntad del Gobierno español de dialogar sobre la consulta "aconseja avanzarla y no retrasarla", ERC defiende la legitimidad de "una DUI" (Declaración Unilateral de Independencia) una vez agotadas las vías legales que ofrece el Estado. "Reafirmamos que existe un compromiso electoral de CiU y del presidente Artur Mas de celebración de una consulta, que se tiene que hacer sí o sí, tal y como prometió este último en campaña electoral", ha subrayado Simó.

"Hay una hoja de ruta para que se celebre la consulta el año 2014 y entendemos que todos los consellers y los cargos electos de CiU tienen que estar al lado de Mas y del compromiso de que se haga sí o sí la consulta", ha insistido la portavoz republicana. En consecuencia, ha puntualizado Simó, "ERC no está de acuerdo en que se aplace la consulta" a fin de favorecer el diálogo con el Estado, y no sólo esto, sino que entiende que la negativa a dialogar por parte del Gobierno da pie "a avanzar" el referendo, lo que no quita que desee "agotar las vías legales para cargarnos de razones democráticas y quemar etapas".

A diferencia del criterio expresado por los dos principales líderes de CiU, Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida, "ERC no está cerrada a nada" y ve legítima la posibilidad de aprobar una declaración unilateral de independencia por parte de una mayoría cualificada del Parlamento. Ha recordado, en este punto, que "la Corte Internacional de La Haya avala una DUI de un país que proclama su soberanía", y ha añadido que "quien diga que una DUI no es legítima y posible es que no se ha leído la historia de Europa en los últimos cien años, o *es que acaso una cámara legislativa no es legítima si en ella hay una sólida mayoría?", se ha preguntado Simó. Según Simó, "la falta de diálogo no tiene que servir de excusa para no actuar o atrasar procesos", y ha explicado después de pedir a todos los cargos electos o institucionales de CiU que sigan la hoja de ruta soberanista, que en caso de declaraciones que la contradigan "ERC únicamente escuchará los posicionamientos de Mas", con quien seguirá manteniendo "una interlocución directa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios