Los 'consellers' que se fueron antes del 1-0 aluden a su "ilegalidad"

Jordi Jané, Neus Munté y Meritxell Ruiz, tres de los ex consellers de la Generalitat que dimitieron tres meses antes de la declaración unilateral de independencia, dijeron ayer al juez del Supremo Pablo Llarena que renunciaron a sus cargos para "no incurrir en ilegalidad". Los tres declararon como testigos y se defendieron al afirmar que no quisieron participar de la deriva de acontecimientos marcada por el referéndum, al entender que la convocatoria no se ajustaba a la ley.

Así lo explicó a los periodistas Javier Ortega, abogado de la acusación particular que ejerce VOX, aunque las defensas de los dirigentes catalanes matizaron las palabras de Ortega. Los letrados de los ex consellers reconocen que sus representados dimitieron porque no compartían la deriva que tomaban los acontecimientos, pero no aceptaron que hayan calificado claramente de ilegalidad las postura de la Generalitat.

Además, defendieron que los dirigentes catalanes se refirieron a los motivos personales definitivos en sus dimisiones: los hijos, el cansancio y el desgaste. Todos ellos afirmaron que desconocían la existencia del documento Enfocats -considerado la hoja de ruta del procés- y que por lo tanto no han acudido a ninguna reunión vinculada al mismo.

Está previsto que hoy presten declaración como testigos el ex conseller de Empresa y Conocimiento Jordi Baiget y el ex director general de los Mossos d'Esquadra Albert Batlle, mientras que el hoy será el turno del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, quien coordinó las actuaciones policiales del 1-O.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios