El desencuentro C's-PP crece

  • Girauta critica el "pasteleo" con el PNV

  • Maíllo afea las irregularidades en las cuentas naranjas

El desencuentro C's-PP crece El desencuentro C's-PP crece

El desencuentro C's-PP crece / Santi Donaire / Efe

El Gobierno y Ciudadanos (C's) prosiguieron ayer en el pleno del Congreso su escalada de reproches mutuos, y en esta ocasión el argumento fue la actitud que ambos mantienen ante el PNV.

Si la semana pasada fueron Mariano Rajoy y Albert Rivera los que evidenciaron su distanciamiento en la primera sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja en el actual periodo de sesiones, en la de ayer los que protagonizaron el cruce de críticas fueron Soraya Sáenz de Santamaría y Juan Carlos Girauta.

Al final, vaya socios que tenemos, con los que no vamos a ninguna parte"

Lo hicieron después de que el presidente del Gobierno tuviera que responder a tres preguntas de PSOE, ERC y PNV en una sesión en la que, por vez primera desde que se iniciara la crisis independentista en Cataluña, no tuvo que responder a ninguna sobre este asunto.

Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso, cargó contra el Gobierno por su "pasteleo" con el PNV y que ve demostrado con el "cuponazo", en alusión a la renovación del acuerdo sobre el Cupo vasco.

Además, pidió a la vicepresidenta que aclarara si el Gobierno se sumará a Ciudadanos contra el "Plan Ibarretxe 2".

De esta forma se refería a la propuesta de modificación del Estatuto vasco planteada por el PNV y de la que Girauta subrayó que incluye el derecho de autodeterminación.

Sáenz de Santamaría contraatacó pidiendo cuentas al partido de Rivera por apoyar una iniciativa de los nacionalistas vascos para rebajar la ley de seguridad ciudadana y por su abstención a la propuesta del PNV para derogar la prisión permanente revisable.

La vicepresidenta resaltó además que el PP vasco lleva muchos años defendiendo la igualdad y la soberanía nacional en Euskadi, algo que precisó que no puede hacer allí C's porque no tiene representación. "España -apostilló- es mucho más que Ciudadanos o que el PP".

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, reprochó por su parte a C's sus cambios de posición en algunas cuestiones que se debaten en el Congreso y dijo que el Gobierno ya no tiene claro quiénes son sus socios. "Así no vamos a ninguna parte", señaló.

Recientemente, la formación naranja abandonó la negociación del pacto por la Justicia al ver que no incluiría una reforma del sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), como recoge el pacto de investidura que firmó con el PP.

Catalá también afeó al partido de Albert Rivera que al final su grupo parlamentario se abstuviera en la votación de ayer en el Pleno sobre la tramitación de la proposición de ley del PP para reformar el Registro Civil pese a lo que habían "hablado" previamente. "Al final, vaya socios que tenemos, con los que no vamos a ninguna parte", concluyó Catalá.

Nada más terminar este debate, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, acusó -en declaraciones a los periodistas- a C's de estar "tensando la cuerda excesivamente" planteando "escenarios de división y ruptura que no proceden en estos momentos".

Ciudadanos afronta con tranquilidad el interrogatorio al que el PP someterá hoy en el Senado a ex militantes del partido naranja para tratar de confirmar supuestas irregularidades en su financiación. Así lo aseguró el secretario general de C's, José Manuel Villegas, ante la comparecencia de algunos ex militantes y "expulsados" de Ciudadanos que acudirán hoy a la Comisión de Investigación de la Financiación de los Partidos Político llamados por el PP. "No hay ninguna sombra" en las cuentas de Ciudadanos, reiteró Villegas en los pasillos del Congreso, "más allá de la que Maíllo y el PP se quieran inventar".

Maíllo reprochó a su vez a C's s que hable de "pureza" y después un informe del Tribunal de Cuentas haya detectado irregularidades en sus cuentas. "Hay ciudadanos y políticos de este país en el banquillo por cosas como las que aparecen ahí", agregó.

Portazo a la reforma electoral. El PSOE rechazó ayer de plano la propuesta de reforma electoral planteada por Podemos y Ciudadanos, ya que está hecha "con la calculadora en la mano" y con el único interés de conseguir más escaños. En la imagen, la reunión de C's y PSOE ayer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios