El embajador en Kenia media en el secuestro de los pescadores

  • La tripulación del atunero asaltado en aguas de Somalia está recluida en el comedor de la embarcación por diez piratas que emplean tácticas militares

Comentarios 3

El embajador español en Kenia, Nicolás Martín Cinto, viajó ayer a la capital somalí, Mogadiscio, para agilizar la liberación del pesquero español Playa de Bakio que con 23 tripulantes a bordo, 13 de ellos españoles, llegó ayer a la costa somalí, donde se encuentra fondeado en espera de que fructifiquen las múltiples gestiones puestas en marcha para acabar con el secuestro que comenzó el domingo. La tripulación se encuentra bien, según confirmó uno de los marineros en una llamada hecha a su padre, y varios cómplices de los secuestradores subieron al barco con lo que los atacantes son ahora en torno a la decena.

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, contactó ayer con el primer ministro de Somalia encargado de la zona donde está atracado el barco pero reconoció la dificultad que presenta ese país para cualquier gestión dada la "división de responsabilidades" que existe, o más bien, la falta desde 1991 de un Gobierno central que controle todo el país.

Según explicó Moratinos en rueda de prensa, la prioridad del Ejecutivo en estos momentos es "no poner en peligro la vida o la integridad física de nuestros ciudadanos" por lo que pidió "discreción y prudencia" al abordar esta cuestión y dijo que "todos los esfuerzos" tendentes a la liberación del barco español "serán bienvenidos".

El Gobierno, que está en contacto permanente con los familiares de los marineros y tiene montada una célula de información coordinada por la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, "está efectuando un seguimiento permanente, punto a punto de la situación del pesquero" mientras la fragata Méndez Núñez sigue navegando hacia la zona donde se encuentra el barco, indicó en un comunicado.

Uno de los marineros del atunero vasco contactó ayer por la mañana con sus familiares a los que les dijo que toda la tripulación se encontraba "bastante bien dentro de lo que cabe", según informó la televisión vasca. El marinero Mikel Arana, a quien los secuestradores permitieron hacer una llamada, explicó que todos los tripulantes, salvo el capitán y el jefe de máquinas, están recluidos en el comedor del barco, que les han robado algunos objetos personales y que ahora los atacantes rondan la decena. Los asaltantes del Playa de Bakio eran cuatro hombres armados pero al acercarse a la costa han subido al navío más hombres, según indicó Arana, quien añadió que creía que eran militares y tenían formación castrense. Se sabe que los secuestradores actúan por dinero y fuentes cercanas al caso indicaron que han solicitado varios millones de euros pero ninguna fuente oficial confirma este punto e insiste en la importancia de mantener la reserva sobre las negociaciones mientras se ejecuta una acción "sensata, responsable y prudente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios