Los empresarios vascos denuncian su "sufrimiento" y "soledad" ante ETA

  • La patronal de Euskadi homenajea a sus 49 miembros asesinados, a los 52 secuestrados y a los miles de extorsionados por la banda al cumplirse seis años del cese de la violencia

Roberto Larrañaga (Confebask), Pello Guibelalde (Adegi), Iñaki Garcinuño (Cebek) y Pascal Gómez (SEA) -de izqda. a dcha.-, ayer, en Bilbao. Roberto Larrañaga (Confebask), Pello Guibelalde (Adegi), Iñaki Garcinuño (Cebek) y Pascal Gómez (SEA) -de izqda. a dcha.-, ayer, en Bilbao.

Roberto Larrañaga (Confebask), Pello Guibelalde (Adegi), Iñaki Garcinuño (Cebek) y Pascal Gómez (SEA) -de izqda. a dcha.-, ayer, en Bilbao. / Javier Zorrilla / Efe

Comentarios 1

Los empresarios vascos rompieron ayer "el silencio" que mantuvieron durante los años de violencia de ETA para denunciar el "sufrimiento" que padecieron "muchas veces en soledad". Bilbao acogió un acto de "recuerdo y justicia" a los 49 miembros del empresariado y directivos asesinados por ETA, a los 52 secuestrados y a las decenas de miles de extorsionados, al que asistieron alrededor de 600 personas, entre ellas, empresarios damnificados de ETA, familiares, representantes institucionales y sociales, encabezados por el lehendakari, Íñigo Urkullu.

El acto de memoria y reconocimiento al empresariado víctima del terrorismo fue organizado por Confebask y las asociaciones empresariales que la integran (Adegi, Cebek y SEA) en el Palacio Euskalduna de la capital vizcaína.

El homenaje, que se celebró cuando se cumplen seis años desde que ETA abandonara su actividad armada, constó de tres apartados. El primero de ellos, el del relato, incluyó los testimonios de cuatro víctimas que fueron difundidos a través de un vídeo.

De esta forma, contaron sus vivencias personales Cristina Berazadi, hija de Ángel Berazadi, primer empresario asesinado por ETA; Andoitz Korta, hijo de Joxemari Korta y presidente de Adegi cuando fue asesinado; Iñaki García Arrizabalaga, hijo de Juan Manuel García Cordero, delegado de Telefónica en Guipúzcoa asesinado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas, y Martín Ceballos, fundador de Talleres Marel, que sufrió cinco atentados con bomba en su empresa.

También se proyectaron imágenes sobre el secuestro del ingeniero de la central nuclear de Lemoiz José María Ryan, asesinado en febrero de 1981; del atentado contra el empresario Joxe Mari Korta, asesinado el 8 de agosto de 2000 con una bomba lapa instalada en su vehículo, o del secuestro del también industrial José María Aldaya el 8 de mayo de 1995, así como del lazo azul que utilizó la ciudadanía para pedir su liberación y mostrar, en adelante, su rechazo a los secuestros de la banda.

Asimismo, se recuperaron imágenes de otros atentados, de manifestaciones contra ETA, entre ellas, en la que se pidió que liberaran a al concejal del PP Miguel Ángel Blanco -secuestrado y asesinado en julio de 1997-, del Pacto de Ajuria Enea, y del anuncio de la banda del fin de su actividad terrorista.

El segundo apartado consistió en un emotivo homenaje al colectivo empresarial, en el que se recordó los nombres de los 49 empresarios y directivos vascos asesinados, y se hizo referencia a los 52 secuestrados y a las decenas de miles de extorsionados y amenazados. Un estudio de la Universidad de Deusto los cifró en 10.000.

El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, hizo una declaración institucional en la que subrayó que "el acto de hoy es un acto de recuerdo y de justicia". "Estábamos obligados a hacerlo, por todos vosotros, por los que hoy nos faltan, por los que nos arrebataron".

Además, subrayó que el colectivo empresarial ha vivido "en silencio y muchas veces en soledad, el rechazo, la estigmatización y el señalamiento de una parte de nuestra sociedad". "Hoy queremos reconocer a todas las personas, empresarios y directivos vascos que padecieron el sufrimiento, el rechazo y la soledad, fruto de la violencia y la extorsión terrorista", agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios