Los empresarios vascos vuelven a denunciar la campaña de extorsión de ETA

  • El chantaje a plazos, nueva modalidad de la banda terrorista para buscar financiación.

Comentarios 11

El chantaje de ETA a los empresarios vascos es una nota constante en los últimos meses pero no por ello deja de ser un fenómeno menos alarmante, y más ahora que parece que la banda ha implantado un nuevo sistema de extorsión. Por eso, y al hilo de las últimas informaciones surgidas en torno a este asunto, tanto Confebask como el Círculo de Empresarios Vascos alzaron la voz para denunciar el "continuo goteo" de cartas de extorsión de la banda terrorista. Y, pese a que desde la patronal aseguran que no les consta que existan novedades sustanciales en esta campaña de extorsión, hay datos que apuntan a que en las últimas cartas, y por primera vez, ETA está ofreciendo a los empresarios chantajeados la posibilidad de pagar el impuesto a plazos, prueba de la voluntad de pervivencia en el tiempo de la organización terrorista.

Hace más o menos un mes, ETA ha enviado una nueva remesa de cartas de extorsión a empresarios vascos cuya máxima novedad es que la banda ofrece a los chantajeados la posibilidad de pagar el denominado 'impuesto revolucionario' a plazos. ETA ofrece a los empresarios la posibilidad de pagar una cantidad de forma anual hasta llegar a la suma total exigida, que es la misma que en otras ocasiones, entre 50.000 y 70.000 euros. 

Al parecer, en esta iniciativa novedosa para la banda, ETA está ofreciendo a los empresarios pagar unos 6.000 euros al año, una cantidad más fácil de asumir para un empresario que el pago global del montante total exigido por los terroristas. Y amparados en esta nueva modalidad de chantaje a plazos, ETA ha ampliado el número de extorsionados que ahora van desde propietarios de pequeños establecimientos hasta gerentes de empresas públicas.

Pero esta nueva modalidad no consta, al menos de momento, de forma oficial a la Patronal vasca. Así, la Confederación Empresarial Vasca (Confebask) confirmó que se está produciendo un goteo "más o menos continuo" de cartas de extorsión a empresarios vascos aunque aseguró que no le constan que existan "novedades" en cuanto al contenido de las misivas remitidas por la banda terrorista. Además, desde Confebask se negaron a entrar en "especulaciones" sobre esas novedades o sobre el contenido de las cartas porque, aseguran, hacerlo "únicamente beneficia a los terroristas".

En esta misma línea se expresó el portavoz del Círculo de Empresarios Vascos que denunció la "permanente campaña" contra los empresarios de ETA "en forma de cartas de extorsión" y, aunque también señaló que no les consta que haya una nueva modalidad de misivas planteando la posibilidad de pago a plazos, también señaló que no les extrañaría que fuera así ya que ETA "siempre ha introducido nuevas modalidades".

"No sorprende nada, ni parece nada nuevo cualquier tipo de innovación que se haga por parte de ETA", afirmó el portavoz del Círculo de Empresarios Vascos que señaló que este tipo de prácticas por parte de ETA no sólo es "rechazable y condenable", sino que hay que "deslegitimarlas diariamente en los discursos políticos, de los empresarios y en los discursos sociales".

Por eso, animó al resto de empresarios a "enfrentarse" a ETA y dejar claro que "no van a pagar" y que "no van a ser en absoluto jamás aplastados por la bota del terror de ETA". Y es que, subrayó, "lo que está en juego no es solamente la dignidad, la democracia y la libertad, sino, también, la propia consideración de una sociedad moderna frente a un anacronismo que sólo quiere ir por el terror".

A la constante campaña de extorsión de ETA a los empresarios también se refirió el presidente del PP en Vizcaya, Antonio Basagoiti, que quiso destacar que por cada carta de extorsión, además de una familia amenazada, "hay puestos de trabajo que se van fuera del País Vasco". Por eso, y porque ETA "no está acabada como algunos han querido vender", reclamó a las instituciones que su prioridad sea la erradicación de estas prácticas y de todas las manifestaciones de la violencia etarra.

Por parte del PSE, la presidenta de las Juntas de Guipúzcoa, Rafaela Romero, quiso expresar su apoyo "inequívoco y rotundo" a todos los empresarios extorsionados por ETA y denunció que no se pueden permitir "este tipo de acciones macabras que buscan un dinero para seguir asesinando y amedrentando a la población". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios