Atropello masivo en Barcelona

Un yihadista siembra la muerte en las ramblas

  • Una furgoneta arrolla a la multitud conduciendo en zig-zag a las cinco de la tarde dejando al menos 13 muertos y un centenar de heridos

  • El conductor huyó a pie y hay dos detenidos

  • Otro hombre es abatido tras saltarse un control y un tiroteo con los Mossos, que vinculan el ataque con las explosiones en una vivienda de la localidad tarraconense de Alcanar

  • Estado Islámico se atribuye el ataque

El terrorismo yihadista golpeó este jueves a España por segunda vez desde el 11-M de 2004 con un atentado en el centro de Barcelona que le ha costado la vida al menos a 13 personas y causó heridaso a otras cien, quince en estado grave.

Sobre las cinco de la tarde, en Las Ramblas de la capital catalana, una furgoneta de color blanco embistió a la multitud de ciudadanos, muchos de ellos turistas, que en ese momento paseaban por la que es una de las principales arterias de la ciudad. Esa furgoneta ha sido ya interceptada.

Los Mossos confirmaron la detención de dos personas, y aunque no aclararon su vinculación concreta con el atentado ni sus identidades, otras fuentes policiales explicaron que uno de los arrestados sería la persona que supuestamente alquiló el vehículo en la localidad barcelonesa de Santa Perpetua de la Mogoda.

Se trataría de un joven de origen magrebí de nombre Diss Oukabir, quien en su cuenta de la red social Facebook se hacía llamar la fouine (la comadreja, en la traducción del francés).

Oukabir llevaba cinco años viviendo en España, por lo que tenía documento de residencia. En 2012 permaneció un mes en prisión preventiva por un delito de abusos sexuales, informaron a Efe fuentes de la investigación.

Driss Oukabir alquiló la furgoneta con la que se realizó el atropello masivo en las Ramblas. Driss Oukabir alquiló la furgoneta con la que se realizó el atropello masivo en las Ramblas.

Driss Oukabir alquiló la furgoneta con la que se realizó el atropello masivo en las Ramblas. / EFE

Pocos minutos después del atropello masivo (confirmado a las pocas horas como atentado terrorista), los Mossos d'Esquadra activaron un amplio operativo para acordonar el centro de Barcelona, detener a los presuntos autores mediante la llamada operación Jaula y atender a las víctimas.

Además, cortaron el transporte público y pidieron a los ciudadanos y a los turistas que no transitaran por las zonas céntricas.

En uno de los controles desplegados en la avenida Diagonal de la ciudad, un sospechoso atropelló a dos agentes, causando lesiones a ambos (una de las agentes afectadas tiene el tobillo roto) a pesar de que intentaron detenerle a tiros.

Esa persona, presuntamente uno de los autores, fue localizada sin vida después, en su coche, a tres kilómetros del control.

Por tanto, a la espera de confirmación policial, dos personas han sido arrestadas por su supuesta vinculación con el atentado y una tercera sería la fallecida tras el tiroteo con agentes de los Mossos en la avenida Diagonal.

Dentro de la operación antiterrorista desplegada, las fuerzas de seguridad localizaron también un segundo vehículo sospechoso en el municipio de Vic (Barcelona), que agentes especializados en explosivos examinado sin encontrar peligro, aunque investigan si tiene relación con el atentado.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, encabezó un comité de crisis horas después del atentado, al que acudió también la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

A su término, en una declaración ante la prensa en el Palau de la Generalitat, aseguró que Cataluña, pese al ataque, "ha sido, es y será tierra de paz, bienvenida y acogida".

Su reacción fue una más del alud de manifestaciones de solidaridad y fraternidad con el pueblo catalán que expresaron diversos dirigentes políticos.

Atentado en Barcelona Atentado en Barcelona

Atentado en Barcelona

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, quien se desplazó a la Ciudad Condal junto a su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro del Interior, tuvo diversas conversaciones con el propio Puigemont, así como con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, para recibir puntual información de las consecuencias del atentado.

También celebró distintos contactos con los líderes de los principales partidos de la oposición.

Todos los partidos a escala nacional y de ámbito catalán, el Congreso de los Diputados, el Senado, los ayuntamientos y demás instituciones transmitieron su cercanía con Barcelona y su repulsa por el ataque y la barbarie.

Este viernes, por ello, serán numerosos los actos de solidaridad, ya que se han convocado concentraciones y minutos de silencio en casi todos los puntos de España.

Desde fuera de España se sucedieron también distintas reacciones, y así, tanto la canciller alemana, Angela Merkel, como el presidente francés, Emmanuel Macron, hablarán este viernes con Rajoy, ya que este jueves no podido contactar con él por estar desplazándose a Barcelona.

Atentados islamistas en España Atentados islamistas en España

Atentados islamistas en España

La situación en el centro de la ciudad, horas después del atentado, estuvo marcada por el trauma y el silencio. Las calles muestran un aspecto desértico, los turistas se encerraron en los hoteles y las estaciones de metro y tren están clausuradas.

Varios testigos pudieron relatar el horror. "He visto a varias personas volando", dijo un taxista. "La mayoría de los heridos no se podían levantar y había mucha gente ensangrentada en el suelo", afirmó otro, trabajador en la zona.

El Govern, por su parte, habilitó el teléfono gratuito 900400012 para atender a las víctimas del atentado.

Las secuelas se extendieron incluso hasta el aeropuerto de El Prat, donde los empleados de la empresa de seguridad, Eulen, suspendieron temporalmente la huelga.

Un responsable de los Mossos, Josep Lluís Trapero, vinculó anoche el atentado con las dos explosiones registradas en una casa de la urbanización Montecarlo en Alcanar Platja (Tarragona), una en la noche del miércoles y una segunda este jueves, hacia las cinco de la tarde, cuando la Policía catalana y los bomberos trabajaban en las ruinas de la deflagración.

Una persona resultó muerta cuando, al parecer, manipulaba bombonas de butano.

El conseller de Interior, Joaquim Forn, explicó que se trabaja en identificar a los 13 muertos y que además no se descarta que puedan morir más personas dada la gravedad de algunos de los más de 100 heridos.

En declaraciones a los periodistas, añadió que intentaban identificarlos e informar a los consulados, pero que es difícil y requiere tiempo en el caso de algunos porque no todos iban documentados, así que puede alargarse el proceso si algún conocido no hace constar su desaparición.

Se asiste a víctimas y familiares con efectivos de Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona, a través del Cuesb (calle Llacuna 25) y el hotel Gran Via Palace, lugar donde recibe a los afectados, se les informa y se les da apoyo psicológico.

Forn agradeció el trabajo de los cuerpos operativos y destacó que la ciudadanía había sido "responsable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios