Dos guardias civiles se lesionan al frenar un salto a la valla de Melilla

  • Los agentes participaban en el dispositivo anti-intrusión y sufrieron heridas leves al repeler a 150 inmigrantes subsaharianos

Dos guardias civiles resultaron ayer heridos leves cuando participaban en el dispositivo anti-intrusión desplegado en el perímetro fronterizo ante el último salto a la valla de Melilla, registrado sobre las 6:30 de la mañana del viernes en la zona de la planta depuradora, en el que intentaron entrar 150 subsaharianos.

A preguntas de los periodistas, el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, explicó que los dos guardias civiles requirieron asistencia sanitaria en el servicio de Urgencias del Hospital Comarcal, uno por un tirón en la espalda y otro por una lesión en la cadera.

El delegado del Gobierno puntualizó que estas lesiones no fueron fruto de agresiones por parte de los inmigrantes, sino que se derivaron de la propia actuación policial en el dispositivo anti-intrusión, ya que a uno de los agentes "se le cayó encima" uno de los subsaharianos.

El Barkani declaró que no tenía constancia de que entre los inmigrantes que habían conseguido entrar a Melilla hubiera heridos.

Aunque la Delegación del Gobierno informó de que habían logrado entrar a Melilla siete subsaharianos, El Barkani aclaró que por el momento sólo podía confirmar la entrada de cuatro, que son los que habían llegado al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), aunque en las próximas horas, señaló, "podría haber un quinto o un sexto".

El Barkani incidió en que la rápida actuación de la Guardia Civil y las fuerzas marroquíes había impedido que lograra su objetivo el grueso del grupo que protagonizó el intento de entrada en la valla de la frontera, formado por unos 150 inmigrantes.

De ellos, unos 40 o 45 lograron acercarse a la valla por el dique sur, "una zona un poco dificultosa" que pilló "casi por sorpresa" a los efectivos de seguridad, según explicó el delegado del Gobierno.

El último intento de entrada a Melilla se produjo el 8 de abril, cuando veinte subsaharianos trataron de saltar los seis metros de altura del perímetro fronterizo en la zona cercana al cementerio musulmán y ocho consiguieron entrar a Melilla.

Después de ese intento de salto a la valla, el de ayer fue el segundo en el que se han registrado entradas este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios