Detalles

Los 14 indicios del juez Castro contra la Infanta

  • El magistrado considera que la hija del Rey pudo consentir que su parentesco fuera usado en las presuntas actividades ilegales del instituto Nóos.

Comentarios 12

El juez ha imputado este miércoles a la infanta Cristina al apreciar catorce indicios de que pudo consentir que su parentesco con el Rey fuera usado por Iñaki Urdangarín y su socio, Diego Torres, en las presuntas actividades ilegales del instituto.

En el auto de diecinueve folios, el juez José Castro señala que la infanta podría haber incurrido en "un supuesto de cooperación necesaria" o "complicidad" en los delitos que se atribuyen a Urdangarín y Torres en este caso que investiga el presunto desvío de más de 6 millones de euros de fondos públicos al Instituto Nóos, presidido en su día por Iñaki Urdangarín. Los delitos que se imputan a Urdangarín y Torres son falsedad documental, prevaricación administrativa, malversación de fondos públicos, fraude a la Administración, tráfico de influencias y delitos contra la Hacienda Pública.

La intención del juez, según recoge el auto, es despejar la duda de si la infanta conocía el presunto uso que hacía Urdangarín de su presencia como vocal en el Instituto Nóos y de participación en un 50% en la empresa Aizoon SL, para conseguir contratos de entidades públicas y privadas. En opinión del juez instructor, no citarla sería "un cierre en falso en descrédito de la máxima de que la Justicia es igual para todos", además de una contradicción con la práctica cotidiana de los juzgados y tribunales.

En concreto, los referidos indicios proceden de la declaración de Diego Torres, de los numerosos correos electrónicos aportados a la causa por éste y de la versión ofrecida en sede judicial por el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, también imputado. Castro considera dudoso que empresas e instituciones se hubieran "aquietado tan pacíficamente" a las proposiciones de Urdangarín y Torres "sin contar con el aparente y consensuado refuerzo de la Casa de S.M. el rey", que "intencionadamente se hacía desprender" de que en la junta directiva de Nóos figurasen los nombres de la infanta y García Revenga.

Sin embargo, en una rápida reacción, la Fiscalía ha insistido en que no ve ningún indicio contra la infanta ya que las últimas declaraciones, investigaciones y correos no han aportado prueba alguna que avale una supuesta intervención en los negocios del duque de Palma. De hecho, el 5 de marzo de 2012, el juez rechazó la imputación, también con el apoyo del fiscal, en un auto en el que desechaba la solicitud del sindicato Manos Limpias, que recurrió esta decisión en reforma y apelación. El 12 de julio de 2012 la Audiencia de Palma confirmó la decisión del juez. La citación  de la Infanta por parte del juez no es firme y, por tanto, podría aplazarse, suspenderse o revocarse.

En detalle, los indicios son los siguientes:

1. Urdangarín confiesa su apoyo: En una carta del duque a un amigo,  manifiesta su interés por instalarse por su cuenta con su nuevo socio y explica que cuenta con el conocimiento y apoyo de su esposa.

2. Correos electrónicos: Varios correos electrónicos, que le fueron mostrados al secretario de las infantas, Carlos García Revenga, cuando prestó declaración y sobre cuya autenticidad no dudó, revelan que conocía las actividades que desarrollaba Nóos y luego la Fdcis. El juez considera que "no se acaba de entender que cuando menos no participara a Doña Cristina de Borbón que su esposo estaba obteniendo un trato privilegiado", de la vinculación de la Infanta y el propio García Revenga con la casa de S.M. el Rey.

3. Información al Rey: El juez no encuentra explicación a que García Revenga no informara al Rey de su nombramiento como tesorero del Instituto Nóos, como declaró. Si fue así, opina que no tiene sentido que tampoco la Infanta o su marido lo hicieran.

4. Conocía qué hacía su marido: Sobre el hecho de que el asesor jurídico de la Casa del Rey, José Manuel Romero, ordenó, recomendó o aconsejó a Urdangarín que abandonara determinados comportamientos, tras conocer sus negocios, el juez duda de que lo hiciera "a espaldas" del Rey. Y si el Rey acabó por saber la finalidad con la que la Infanta y García Revenga fueron insertados en la junta directiva de Nóos, el magistrado no entiende que la propia esposa de Urdangarín no llegara a enterarse.

5. Se utilizaba su imagen: El juez aprecia otro indicio de que la Infanta Cristina pudo consentir que su parentesco con el Rey fuera usado por Urdangarín y Torres en el hecho de que tanto García Revenga como ella dejaron la junta directiva del Instituto Nóos después de la recomendación realizada por Romero. El magistrado dice que "no es fácil de asimilar" que García Revenga desconociera la recomendación a Urdangarín y además no la comentara con la infanta.

6. Dudas sobre si el Rey no habló del tema con ella: "No se acaba de entender que S.M. el Rey no comentara con su hija las críticas o recomendaciones que había hecho llegar o proyectaba hacer a su marido e incluso consensuara con ella su alcance y el compromiso, expreso o tácito, de que de alguna manera velara por su cumplimiento", dice el juez en sexto lugar.

7. Gastos a cargo de Aizoon: Hay gastos personales cargados a las cuentas de la empresa Aizoon SL, de la que la infanta era propietaria al 50% y secretaria.

8. Empleadas del hogar: Varios testigos han relatado que fueron contratados como empleados del hogar y que su sueldo se pagaría con dinero fiscalmente opaco. El juez no descarta que la infanta pudiera saber que Aizoon, para la que fueron contratados, estaba siendo utilizada para fines ilícitos.

9. Ingresos en Aizoon: Aizoon facturó los ingresos de Urdangarín como asesor en varios consejos de administración.

10. Intervención en un proyecto de vela: En correos recibidos y aportados por Torres a la causa, Urdangarín le explica que la Infanta tuvo determinada intervención en un proyecto de vela. El juez quiere aclarar "si no ha podido extenderse a otros ámbitos".

11. Intervenía por estar en la junta de Nóos: Torres declaró ante el juez que la infanta Cristina tenía el mismo conocimiento e intervención que los demás miembros en la junta directiva de Nóos. Su esposa, Ana María Tejeiro, declaró que la Infanta no había sido citada "porque es quien es", con lo que el juez interpreta que la mujer de Torres considera que la participación de Doña Cristina en los hechos no fue diferente.

12. Posibles negociaciones en Zarzuela: El ex socio de Urdangarín declaró que los Illes Balears Forum organizados por Nóos se negociaron en el Palacio de Marivent y los Valencia Summit en el Palacio de la Zarzuela, aunque este último dato no haya sido confirmado ni desvirtuado todavía.

13. Cuenta bancaria: Urdangarín facilitó a una tercera persona un número de una cuenta bancaria en la que su esposa figura como autorizada.

14. Las consultas de Urdangarín: En los últimos correos aportados por Torres a la causa, Urdangarín consulta con su esposa sobre la forma de comunicar la creación del Instituto Nóos.

El juez pretende poner con todo esto punto final a casi tres años de investigaciones con la citación de la infanta, quien deberá acceder a los juzgados de Palma por su ya famosa rampa dos meses después de que lo hiciera su marido ante un numeroso grupo de periodistas. Esta imputación coloca a la hija menor del Jefe del Estado en una delicada situación, inédita en la historia reciente de España, y que a partir de ahora deberá afrontar la Casa del Rey, inmersa en un proceso para mejorar su comunicación pública y avanzar en la transparencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios