El lehendakari acusa al Gobierno riojano de derivar al País Vasco a las mujeres que abortan

  • Sanz rechaza el requerimiento de Sanidad de que atienda a pacientes de Álava

El lehendakari, Patxi López, acusó ayer al presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, de intentar impedir que las mujeres puedan abortar en su comunidad autónoma, derivándolas a Euskadi.

López compareció ayer ante los medios de comunicación en los pasillos del Parlamento Vasco para referirse a la polémica desatada después de que el Gobierno riojano decidiera dejar de atender a los pacientes de la Rioja alavesa. El lehendakari dijo que la posición del Ejecutivo riojano y, especialmente de su presidente, es "totalmente inadmisible" porque atenta contra el derecho a una prestación sanitaria universal. López explicó que la postura de Sanz no es nueva, porque "ha hecho de su particular guerra a lo vasco, de su sentimiento antivasco, su base electoral", aunque apuntó que puede haber otras "razones ocultas" en esta última polémica.

Se refirió a uno de los documentos enviados por el Gobierno riojano al vasco en la fallida negociación sanitaria, al que tuvo acceso Efe, que incluía la exigencia de que la Sanidad vasca asumiera cada año 500 abortos de mujeres riojanas. La petición hace pensar al lehendakari que a Sanz "no le gusta que las mujeres de su comunidad puedan abortar, tal y como recoge la ley y, como legalmente no puede impedirlo, al menos quiere que no lo hagan en su territorio".

El Ministerio de Sanidad urgió ayer al Gobierno de La Rioja a dejar sin efecto las instrucciones que trasladó a los centros sanitarios de Logroño para que no atendieran a los pacientes de poblaciones limítrofes de la provincia de Álava. Sanz calificó de "frívolo requerimiento" la petición y anunció que no la aceptaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios