La lista de 'ministrables' de Rajoy queda casi intacta

  • Los nombramientos de Rajoy apenas despejan dudas sobre las personas que podrían conformar su futuro Gobierno.

Los nombramientos desvelados este lunes por el líder del PP, Mariano Rajoy, para diversos cargos parlamentarios, entre ellos los de los presidentes del Congreso y del Senado, apenas despejan dudas sobre las personas que podrían conformar su futuro Gobierno.

Ninguno de los nombres que ocuparán algún puesto de relevancia en las nuevas Cortes ha sonado con fuerza como ministrable, por lo que se mantienen vivos la práctica totalidad de los que han ido apareciendo en las quinielas. Es más, incluso se acrecientan, porque se puede pensar que si alguno de los que se daban casi por cantados para una responsabilidad parlamentaria no ha sido designado finalmente, Rajoy podría estar pensando en él (o ella) para que se siente en el Consejo de Ministros.

Es el caso de Jorge Fernández, al que se consideraba el aspirante número uno para presidir el Congreso (Cámara que dirigirá finalmente Jesús Posada) por su trayectoria en la institución y por su relación personal con Rajoy.

El silogismo es fácil: si era el favorito y si no ha sido nombrado, quien será presidente del Gobierno puede querer reservarlo para otros menesteres en su Gabinete.

Como portavoz del grupo popular en el Congreso ha sido designado Alfonso Alonso, poniendo así fin a algunas especulaciones -que habían ido desinflándose paulatinamente- que situaban en ese lugar a Esteban González Pons.

Así pues, el vicesecretario de Comunicación del PP sigue ocupando un puesto favorito para jurar el próximo 22 de diciembre en el Palacio de la Zarzuela que guardará silencio sobre las deliberaciones del Consejo de ministros.

No tendrá que hacerlo el presidente del PP navarro, Santiago Cervera, que había sido citado como posible ministro de Sanidad y que hoy ha conocido su destino en la balbuciente legislatura: secretario de la Mesa del Congreso.

Casi nadie dudaba de que Pío García Escudero iba a ser el presidente del Senado, y en el seno del PP se hacía la precisión de que, si no lo era, tenía prácticamente asegurado un sitio en el Ejecutivo. Ha ocurrido lo que más le apetecía, según él mismo ha confesado en alguna ocasión. El resto de dirigentes que han sabido que van a sumar o mantener cargos en sus currículos no estaban en las listas de políticos e informadores como posibles ministros.

Por todo ello, permanecen intactas las esperanzas de muchos dirigentes del PP. Si se cumplieran todas esas expectativas, sería el Gobierno con mayor número de Ministerios de toda la historia de la democracia. Y Rajoy parece ir, precisamente, en la dirección contraria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios