Alan solomont

Una máquina recaudadora para los demócratas

  • Fiel seguidor del Partido Demócrata, este empresario y filántropo de origen judío recaudó millones para la campaña de Obama en las pasadas elecciones.

Alan Solomont, el empresario y filántropo de origen judío al que la Casa Blanca propuso este viernes como embajador en España, es un fiel seguidor del Partido Demócrata, para el que ha recaudado millones de dólares durante más de tres décadas.

Para llegar a España, Solomont debe de ser confirmado por el Senado, primero por el Comité de Exteriores, y luego por el pleno de la Cámara Alta, algo que no ocurrirá, al menos hasta dentro de un mes, ya que el Congreso comienza mañana su receso veraniego y no regresa hasta el próximo 8 de septiembre.

Responsable de finanzas del noroeste en la campaña

Responsable de finanzas para toda la región noreste de Estados Unidos durante las últimas elecciones presidenciales, en las que respaldó la candidatura del ahora inquilino de la Casa Blanca Barack Obama, empezó a recaudar dinero para los demócratas en los 70.

A su puerta han llamado desde el propio Obama, hasta el ex presidente Bill Clinton, y los aspirantes frustrados a la presidencia de EEUU, Al Gore, y John Kerry, por citar sólo algunos políticos destacados de una larga lista.

Bill Clinton, de hecho, lo nombró presidente financiero del Comité Nacional Demócrata a nivel nacional en 1997.

Según sus propias estimaciones, ha conseguido varios cientos de millones de dólares para causas demócratas a lo largo de los años.

"No soy ni lo suficientemente bien parecido ni inteligente como para hacer mucho más, pero desde luego sí sé cómo recaudar dinero", dijo en una entrevista con el diario The Boston Globe en el 2004.

"La gente a menudo me pregunta, qué saco en limpio de todo esto y yo suelo responderles que un EEUU mejor", aseguró entonces.

Críticas

Sus críticos disputan que su móvil sea puramente altruista y aducen que sus conexiones políticas le han permitido presionar a favor de condiciones ventajosas para el sector de residencias de la tercera edad en el que ha amasado su fortuna.

Un artículo publicado en 1997 por la revista Time apuntaba en esa dirección, al señalar que su talento como recaudador pudo haberle ayudado a convencer a la entonces secretaria de salud Donna Shalala, para que aprobase cambios en las regulaciones de los centros para personas mayores.

Solomont disputó en su día esas acusaciones, al aducir que lo único que había intentado es que las autoridades competentes fuesen más sensibles frente a un marco regulador demasiado "punitivo" para los dueños de residencias de ancianos.

Preside una cadena de residencias para la tercera edad

Presidente en la actualidad de Solomont Bailis Ventures, una cadena de centros para ancianos con presencia en Estados Unidos y América Latina, el magnate dio su golpe de gracia en 1996, cuando vendió una empresa geriátrica de la que era propietario por unos 100 millones de dólares.

Solomont sostiene que hasta ese momento era un empresario que dedicaba su tiempo libre a trabajar en la política y en organizaciones sin ánimo de lucro.

Tras la venta de su negocio, alteró el orden para concentrarse en la política y la filantropía y destinar a los negocios los ratos restantes.

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad de Tufts (Massachusetts), Solomont cursó posteriormente estudios de enfermería y heredó los negocios familiares de residencias de las tercera edad.

El ahora bien conectado y millonario empresario fue un joven inconformista que ocupó con otros estudiantes la oficina del presidente de la Universidad de Tufts, en los 60, para protestar por el escaso número de trabajadores de minorías en un proyecto de renovación de la residencia de estudiantes.

Ese gesto de protesta estuvo seguido por otro en los 70 cuando lo despidieron de una residencia de ancianos tras intentar crear un sindicato de trabajadores.

Su desembarco en los negocios familiares pareció aplacar ese espíritu rebelde.

Además de empresario, filántropo y recaudador de fondos, Solomont ha trabajado también como asesor sobre asuntos relacionados con Israel y el proceso de paz en Oriente Medio.

El magnate viajó con Clinton a Jordania e Israel para la firma del tratado de paz entre ambos países en 1994, y acompañó al líder demócrata Richard Gephardt a Israel en 1998 con motivo del 50 aniversario de la creación del Estado.

En enero del 2001 fue homenajeado por el Foro de Políticas de Israel por su compromiso a favor de la paz entre Israel y sus vecinos árabes

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios