El juez cita al marido y a la madre de Sáenz de Santamaría por el escrache

  • El esposo de la vicepresidenta denuncia "amenazas" del grupo al que se sumó Verstrynge

El juez que investiga el escrache que se produjo el pasado 5 de abril frente a la casa de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha citado mañana como testigos a su marido, José Iván Rosa Vallejo, y a su madre.

En la misma providencia, el juez Marcelino Sexmero Iglesias, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid, ha pedido a la Policía que identifique a los portavoces de la organización convocante de la citada manifestación, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Además, el juez libra una orden para que se personen en la causa las personas que ya han sido denunciadas por su participación en los hechos.

El juez abrió diligencias previas contra el ex secretario general de Alianza Popular Jorge Verstrynge y otras 26 personas más por un supuesto delito de coacciones y amenazas en el escrache que protagonizaron ante la casa de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Sexmero ofreció a la vicepresidenta y a su familia personarse en la causa.

El día 5 de abril, alrededor de 300 personas se concentraron frente al domicilio particular de la vicepresidenta para protestar por los desahucios y la Policía identificó a los organizadores del escrache, entre ellos Verstrynge.

Los hechos fueron denunciados por el marido de Sáenz de Santamaría y, "de ser ciertos", decía el juez en aquel auto, podrían ser constitutivos de "delitos de coacciones, amenazas y manifestación ilegal".

Sáenz de Santamaría rechazó ayer las críticas de Izquierda Unida a sus políticas cuando la propia formación tiene deudas con Hacienda. "Si todos pagaran los impuestos como la federación madrileña de IU, mucho no iba a mejorar la recaudación", dijo.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Torrelavega (Cantabria) acordó ayer el sobreseimiento de la denuncia del alcalde de la localidad, Ildefonso Calderón, contra los autores de un escrache en su domicilio, al considerar que no hubo amenazas ni violencia y que estaban legitimados para manifestarse.

El juzgado no aprecia indicio alguno de que se cometiese delito o falta de injurias, amenazas o coacciones, ya que, según lo manifestado en la denuncia, los denunciados no profirieron insultos ni amenazas, ni hacia el alcalde, ni hacia su familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios