La oportunidad de la Conferencia

  • El PP está golpeando una y otra vez el flanco económico del Gobierno socialista

El año pasado el PSOE celebró la Conferencia Política a mediados de septiembre, con la vista puesta en las elecciones municipales y autonómicas de 2007. Salvo la intervención de Ségolène Royal, entonces candidata de la izquierda francesa en las presidenciales, poco dio de sí. Hubo mucha reafirmación de las políticas del Gobierno, pero de debate, poco. Eso suele ocurrir cuando se eligen formatos de mucha envergadura para rellenarlos con autocomplacencia y nada más. Tan huera resultó la cita que el secretario de Organización, José Blanco, tuvo que sacar, en la jornada de clausura, a pasear por los pasillos al candidato socialista a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, que, ya por aquella época, tenía cara de difunto político. La ovación más cerrada se la llevó Felipe González, que no intervino.

Más allá de que en ella se aprobará el programa electoral socialista, este año, sin embargo, la Conferencia Política, que se ha retrasado para acercarla a las elecciones generales y andaluzas del 9-M y que cumple su tercera edición, tiene un objetivo claro y urgente: transmitir seguridad, confianza y credibilidad a los españoles ante las incertidumbres económicas. Los dos últimos datos sobre el cuarto trimestre de 2007, el aumento del paro hasta el 8,6 por ciento por el parón inmobiliario y el Indicador de Confianza Empresarial situado en 2,4 puntos negativos, dejan claro cuál es el principal problema que tendrá que afrontar el PSOE en el mes y poco que le queda, y la oportunidad de la cita.

Por muy coyuntural que pueda llegar a ser la desaceleración, el PP está sabiendo aprovechar el flanco económico del Gobierno socialista. El candidato popular, Mariano Rajoy, golpeó ayer de nuevo con su reforma fiscal de amplio espectro, que incluye una rebaja del Impuesto de de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de un 16 por ciento de media, que beneficiaría a 18 millones de ciudadanos con derecho a voto.

Y este fin de semana, en una reunión en la sede de Génova con cien expertos económicos, volverá a la carga en un terreno especialmente abonado para captar indecisos que les cuesta ahora más llegar a fin de mes por la subida de la cesta de la compra y por el incremento de las hipotecas.

Este filón, en cualquier caso, resulta mucho más productivo para el PP que la utilización electoral del Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, que contó, además, con la presencia del ex presidente Aznar, quien volvió a dejar otra perla para someterla al parecer de un psicoanalista: "Un señor que ha engañado a su país no debería ser candidato".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios